lunes, 29 de julio de 2013

Reventón y Murphy ;-((

Ayer domingo tenía unas ganas locas de hacer bici, ya que últimamente por el calor y los viajes la tenía bastante dejada. Así que aunque estaba más solo que la una, porque en estas fechas nuestros globeros están recorriendo mundo (o casando parientes), madrugué y puse rumbo al Júcar para pasar una buena mañana de bicicleta.



Pasé por una finca que tenía una valla, que no salté porque se podía rodear





El tiempo era fresquito, Eolo todavía estaba en calma, ¡¡qué más se puede pedir!!. salí por el cementerio hacia Miralcampo, por detrás del encinar hasta llegar al Júcar, explorando nuevos caminos (actividad que con tiempo, solo y de día, es un placer). Tomé rumbo a Valdeganda por el margen izquierdo, con la ilusión de hacerme unas cuantas sendas cercanas a esa población, de las que se incluyen en todas las BTTs de los pueblos de la zona. Tenía muchas ganas, pero ...., al pasar el Charco Azul, en un camino sin nada particular, oí una explosión como si hubiera pegado un llantazo y mi rueda trasera rápidamente se desinfló. Revisé el camino sin encontrar cual fue la causa de la avería, pero me dispuse a reparar sin mayor dilación.

Aquí empezaron los problemas. La cámara de repuesto, una vez hinchada, al quitar la bomba, se le partió el obús de la válvula y quedó inservible. Y no tenía más de repuesto (Pablo seguro que hubiera llevado otra más).


No me quedó otra que hacer a pie los cinco o seis km que me quedaban hasta Valdeganga, con la esperanza de encontrar a otro ciclista o una berlingo que me recogiera.

Nada de nada. Domingo de verano y nadie en el campo. Una hora de caminata a pleno sol. Yo tranquilo porque llevaba agua, alguna barrita, móvil y música. Conocía los caminos, así que ningún problema.

Al llegar al pueblo, dos ciclistas lugareños se ofrecieron a prestarme ayuda pero ahora viene el tema de las incompatibilidades con tanto tipo de rueda. Ellos tenían cámaras de 26", yo 29". Sus válvulas eran gruesas y no entraban en mi llanta. Intentamos arreglar con parches mi cámara reventada pero los parches no fueron suficientes.

No me quedó otra que agachas las orejas y pedir el rescate a mi esposa, cosa que juro que no haré nunca más, pues aunque rápidamente acudió a mi auxilio, tuve que aguantar todo el viaje el chaparrón propio de las esposas: ¡¡si es que no sé qué haces por ahí, tú solo!! mira que si te llega a pasar algo, quien te recoje, etc, etc, etc!!!! 

La próxima me vuelvo andando hasta Albacete....






sábado, 27 de julio de 2013

PASCUY (anonimus)

Tras dos días sin ver el chat, y viendo el mini revuelo montado por una simple broma, que en su momento me pareció divertida y firmando como anonimus, recordando a este personaje, que creo recordar hace tiempo se asomaba por aquí alguna vez,(podreis comprobar que entonces no era yo) me doy cuenta de que las bromas y demás están vetadas en el chat, o en el blog, o en el whatssapp, no sé que pensar, en fin, si algún compañero se ha sentido ofendido, por mi parte, pido disculpas, a estos y al chico llamado "Alberto".

jueves, 25 de julio de 2013

5ª Semi-nocturna hacia Motilleja en plan Indiana Jones

¡Hola amigos! Siento la tardanza en publicar la crónica de la ruta del día 23, Martes, pero ayer tuve un día de trabajo de los que mejor es olvidar y pasar página, así que intentaré sintetizar al máximo la crónica sin olvidar detalle, pues hoy el día pinta también de trabajo hasta arriba.
 
El Martes, como es habitual y para evitar las altas temperaturas a las que nos somete la madre naturaleza, quedamos en el Kiosko de la Tamos a las 20h.00', Pablo, GPS Lara, Berme de la Jungla y un servidor. Tras la espera reglamentaria, nos pusimos en marcha para cubrir la ruta que nos llevaría a Motilleja. La idea era llegar allí, cenar y luego volvernos con el tiempo suficiente para tomar la cervecita de los campeones.
 
Pues bien, nos pusimos en marcha, dirigidos por GPS Lara, que como siempre es una caja de sorpresas y nos llevó por caminos que yo al menos nunca había transitado, pero fáciles de ciclar, con carga de piedras sueltas y reguerones rotos, pero transitables. Tras unos cuantos kilómetros, Pedro emuluando a Indiana Jones, decidió investigar caminos y aquí viene nuestro primer salto de valla para meternos por un sembrado..., la emoción estaba servida.
 

 
 
Así discurrían los primeros Kilómetros, por caminos nuevos pero seguros de ciclar teniéndo cuidado de no perder el equilibrio por el asunto de las piedras sueltas, saltando alguna valla que otra, ciclando por las lindes de los sembraos, pero ciclando al fin y al cabo.
 
 



 
El ritmo impuesto por nuestro Pedro Lara, lo cierto es que era alto de verdad, hablamos de 29 a 30 kms./hora y cuanto más rápido ibamos, más no comentaba Pedro.. "què, hemos calentado piernas ya..." Así es nuestro Pedro, siempre un punto por encima, para que al menos gente como yo nos superemos en las rutas y poco a poco, conseguir ciclar más y mejor, cosa que desde aquí hay que agradecer.

 
 
Sin saber como ni porque, nos vimos muy cerca ya de Motilleja, en medio de un sembrado removido por los tractores y aquí era volver por nuestros pasos hasta el Paraje del Torcio o tirar hacia adelante por el sembrao.... ¿qué pensais que hicieron estos globeros? Justamente, como no sabemos hacer las cosas de otra manera...., ja, ja, ja...., pues tiramos por el semabrao con la bici en el lomo durante unos 15 o 20 minutos. Motilleja y La Trilla quedaban detrás de una pequeña loma, se mascaba el hambre y la cena.
 


 
Del sembrao y ya con los focos puestos salimos, tras nuevas investigaciones, a una senda cangrejera, llena de zarzas y pinchos con maleza por doquier que nos hizo sendear a duras penas poniéndo pie en tierra en innumerables ocasiones. El río por otro lado estaba a nuestra izquierda y un mala caida suponía ir al río de cabeza así que se trataba de tener cabeza y salir de la senda cangrejera para tomar nuevos caminos hasta Motilleja. Resultado de esta senda..., exfoliación de brazos y piernas, arañazos por doquier y el mallot arañado y maltrecho. Es lo que tiene ser globero.
 
Cuando salimos de la senda la noche se nos hecho encima dejando un sol o una luna, no lo tengo claro aún, de un color rojizo que bien valía la oportunidad de hacer una foto.
 
 
 
Llegamos a Motilleja sobre las 23h.00' más o menos y con una carga de Kms. importante, 43, creo que hechos hasta el lugar de la cena. Antes pasamos por la casa de Mi Berme a saludar a Begoña y Andres, que por cierto, la peque es un primor y simpática hasta la saciedad, con una alegría de ver a su papá en bici y con luces, que nos arrancó a todos una tierna sonrisa. OLé por mi Berme y su familia.
 
En La Trilla aprovechamos para hidratarnos, comer algo, pues la vuelta la haríamos con el viento en contra, hablar sobre la ruta y...., sobre todo, hoy tiraríamos la casa por la ventana como decía Pedro por el whatssapp, y de qué manera, pues comiéndonos un Choco-Bon, un helado de chocolate, que parece que se va a instaurar en las rutas, pues en la del pasado Jueves a Pozocañada, ya se puso de moda.
 

 
Sin darnos cuenta, la hora se nos hechó encima, calculo que cuando terminamos de cenar y de degustar nuestro Choco-Bon serían ya las 00h.30', demasiado tarde, así que salimos pitando para Albacete llegando a la ciudad sobre las 02h.00'. Evidentemente no hubo cervecita de los campeones, la perdonamos para la semi-nocturna del Jueves.
 


 
Por cierto las fotos no están desenfocadas, es que tal es la velocidad que traíamos que tuve que adaptar el obturador de la cámara en fución Deportes,y éste ha sido el resultado, ja, ja, ja.
 
Pues que deciros de la ruta, genial, divertida y como siempre bien dirigida por Pedro Lara. La pena es la vuelta, demasiado tarde para luego levantarte a trabajar. Si os diré que esta ruta de día es una pasada, sobre todo por la senda cangrejera.
 
Paso a poneros los datos técnicos de la ruta, al menos los que me da mi velocímetro
 
Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.54'09"
Distancia recorrida, 75'390 Kms.
Velocidad media, 18'7 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 38'9 Kms/ hora
Calorías quemadas, 1.224 ja, ja, ja.
 
Pablo, a tu disposición están las fotos para que las incorpores a tu blog si así lo quieres. Yo, con tu permiso y como siempre añadiré algunas a ésta crónica.
 
Como siempre, gracias a todos por una ruta llena de emoción e investigación.
 
 

miércoles, 17 de julio de 2013

4ª Semi-nocturna. Dirección a Valdeganga y vuelta

¡Bueno amigos, pues como dice el refrán..., "no hay dos sin tres..."! En este caso, no hay tres sin cuatro.
 
En principio, yo había preparado una ruta tranquila hacia Valdeganga para soltar piernas, me daba lo mismo que fuera por la via de servicio o por el canal.
 
Habíamos quedado a las 19h.00' en el Pincho, pero después de hablar con Pedro Lara, pospusimos la ruta a las 20h.00' para que más gente pudiera venir, además aprovechavamos una hora más tarde y así conseguíamos que el calor no fuese tan insoportable.
 
A las 20h.00', pues..., y con puntualidad manchega como diría nuestro Edu, nos dimos cita en el Pincho, Pedro Lara, Pepe, Pablo, Berme de la Jungla y un servidor.
 
 
Después de hablar de la posibilidades de la ruta y por donde ciclaríamos, nos encomendamos al buen hacer de GPS Lara, que nos dijo que nos enseñaría nuevos caminos hacia Valdeganga, caminos que días atrás había investigado, y que incluían "La Pinada", esa Pinada que ya hice con él un Sábado y que tanto me gusto, así que nuestra dirección y nuestras monturas siguieron a la de Lara y con buen ritmo llegamos a los dos puentes para coger el camino que va paralelo al canal por su márgen izquierdo.
 


 
 
Durante gran parte del camino teníamos el viento a favor y eso nos hizo alcanzar velocidades por encima de los 35 Kms/hora. Se veía que teníamos ganas de montar en bici, porque si uno enseñaba la rueda, el otro se adelantaba y así aduvimos gran parte del camino, con pequeños piques sanos que hicieron que el ritmo fuese frenético...., y es que a veces y solo a veces, no sabemos ir de otra manera, y como diría Mi Berme "no tengo ni aliento para hablar de na", ja, ja, ja.
 
No me digais por donde ciclamos, porque bastante tenía yo con mantenerme a la rueda de tan monstruosos compañeros, además, con GPS Lara, como ya sabéis, las rutas se hacen con constantes giros por caminos y pistas, sendas y sembrados, pero eso sí, manteniéndo en todo momento claro y el rumbo y junta la grupeta de los cinco amigos que salimos ayer a pegarnos un homenaje de pedales.
 
 

 
Esta ruta nueva que Pedro nos ha enseñado atraviesa una pinada fantástica con pequeñas bajadas y subidas en un entorno de monte bajo y pinos, muy bonita de hacer en bici. Deciros que ayer vimos los caminos muy rotos y polvorientos, con mucha grava suelta que hacía que en ocasiones las bicis derrapasen con el consiguiente peligro de caidas, pero afortunadamente al final de la jornada todos llegamos con los dientes en su sitio.
 
Valdeganga ya se divisaba y cobró forma la idea de acercarnos a el Bar El Pozo, para refrescarnos un poco. Mari Carmen su dueña allí estaba y nos trató como siempre estupendamente. Pedimos unas jarras de cerveca y por supuesto, unos bocadillos que cayeron como agua de Mayo en nuestros estómagos.
 
 
La verdad es que en El Pozo y debido a lo bien que nos atendieron se nos hecho la noche encima y la duda que teníamos era si nos veníamos por caminos o por la vía de servicio hasta Tinajeros y de aquí por el Canal hasta Albacete. La decisión estaba clara, a dar a los pedales y cuando llegasemos a Tinajeros hablaríamos y así fue, hablamos y todos decidimos seguir por la vía de servicio, porque a todos se nos antojó otra cervecita en Albacete.
 
 


 
Sin embargo, no todo iba a ser risas y alegrías y nada más salir de Valdeganga, Eolo que no descansa ni de día ni de noche, máxime al enterarse que Mi Berme y yo salíamos juntos, salió al paso de nuestra ruta para saludarnos de frente y con rabia. Yo constantemente le preguntaba a Pedro y Pablo, que si sabían la velocidad del viento, porque nos sopló pero a base de bien. Hoy he podido saber, que soplaba de una manera constante, entre los 37 y los 39 Kms/hora. ¡Una barbaridad! Tanto es así que en dos ocasiones me quedé rezagado porque no podía con mi alma, una en la subida de Tinajeros y otra llegando a Albacete. Menos mal que Pepe, que es un experimentado ciclista de carretera nos puso a todos en formación para hacernos relevos y quitarnos el viento unos a otros. Así da gusto..., y así llegamos a Albacete, a unas velocidades de vértigo.
 




 
En poco tiempo nos plantamos en la rotonda del Eroski, donde Pepe marchó, perdonando la cerveza de la llegada, y los cuatro ciclistas restantes, y como alma que lleva el Diablo, nos fuimos al Inox a tomar unas merecidas jarritas de cerveza a punto de congelación.
 

 
¿Qué decir de la ruta? Que como siempre se ha hechado de menos al resto de los compañeros con los que pienso, y esto es algo personal mío, cada día observo que todos estamos más a gusto con todos, sin ataduras ni obligacione y sobre todo, sin obsesiones..., si sale, se sale y sino, no pasa ni media, pero eso sí compañeros, cuando se sale, el ambiente en el que se desenvuelven las rutas, es de risas y de camaradería, estando todos muy atentos y pendientes de todos, bajando un punto los que más pueden y subiendo otro punto los que menos pueden y así vernos todos en un punto intermedio. ¡JODER, que me ha salido la vena filosópfica-mistica-k bronitica! ja, ja, ja.
 
Un placer rodar con semejates compañeros, que día a día se empeñan y al final lo van a conseguir, en que me guste las dos ruedas con pedales. Paso a poneros los datos más técnicos de la ruta.
 
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.54'02"
Distancia recorrida, 64'890 Kms.
Velocidad media, 21'9 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 39'3 Kms/hora
Calorías quemadas, 969'987 ja, ja, ja.

martes, 16 de julio de 2013

Santapoleando y cerveceando


Hola globeros, como definir una ruta en que el telón de fondo es el mar y buena compañía, difícil verdad.
 







Pues esta a sido así, Pablo y yo quedábamos a las 8 horas en el puerto náutico para iniciar la temporada Santapolera, y tras vertical que su mochila tenía de todo, ja ja, es decir me ha dejado la bomba de doble recorrido para poner un poco de aire en la rueda trasera que monté ayer y había perdido un poco de aire, normal por otra parte, nos hemos adentrado en la sierra después de subir un cuestación que nos ha calentado las piernas de inicio.
Una vez en la senda, iniciamos los primeros kilómetros del recorrido con los toboganes de la zona que te hacen disfrutar como niños chicos, poniendo al máximo nuestras monturas que se desenvuelven fenomenal en estos trazados.
Después dirección al faro, y mirador donde tomamos unas fotos de gran belleza.
Un vez allí y tras charlar con bíkers de la zona emprende,os camino hacían el coll de Gabany, donde se aseguraba diversión y sendas, en esta ocasión truncadas por los cortes de los caminos y senderos por motivos que escapan a estos bíkers, con cierto desanimo nos dirijo os a los arenales donde también tomamos alguna instantánea con paisajes animados y en movimiento que nos han echo recordar a todos nuestros colegas.
De hay iniciamos la senda que nos ha devuelto otra vez al puerto donde en esta ocasión nos han acompañado nuestras chicas lo,que ha provocado que estos globeros con los deberes echos y la falta de prisa de gusten las tostadas con tomate y jamón cito, además de un número considerable de jarras al punto de congelación.
Vamos que lo hemos pasado genial.
Un saludo globeros



domingo, 14 de julio de 2013

Un fin de Semana con Sir Eduardo de Sajonia en Peñascosa

¡Hola Amigos! Hemos llegado de Peñascosa, y digo hemos, porque hemos llegado Dos Globeros, Sir Eduardo de Sajonia y este humilde escrivá, a eso de las 13h.00' después de pasar un fin de semana realmente bueno y divertido en Peñascosa, y en cuanto he terminado de colocar los trastos, poner lavadoras y demás menesteres, me he dicho..."Koro, a por la crónica".
La crónica cubrirá dos partes, la meramente relacionada con el Camping Sierra de Peñascosa y la de la ruta que hicimos el Sábado, día 13 por la tarde, ya que por la mañana nos fue imposible ciclar, no estaban los cuerpos de estos globeros para dar pedales, "pardiez que no".
Sobres las 10h.00' cogí a la familia y a "Rosita" en el portabicis y salí de viaje para Peñascosa para pasar el fin de semana con Edu y su familia y de paso hacer, a ser posible, unas cuantas rutas serranas. Llegué allí sobre las 11h.30', con unos 67 Kms. más o menos y disfrutando del paisaje, ya que cuando llegué a Balazote, decidí tomar la carretera de la izquierda, hacia San Pedro, pasando por Casas de Lázaro, Masegoso, Peñarrubia y ya Peñascosa para entrar directamente en el Camping.
Una vez registrado y acompañado por Edu, que me esperaba junto a María José (mamá), María José (peque) y Esther (otra peque) deshicimos el equipaje y recorrimos el Camping para conocerlo.

Como veis, Edu me alquiló una cabañita para cuatro personas, sin lujos, pero con todas las comodidades. La Cabaña estaba a escasos 5 metros de donde Edu tenía su tienda de camapaña montada, por cierto una tienda muy coqueta y amplia, con su cocina, porche y demás cosas y accedorios imprescindibles para pasar unos muy buenos días en el Camping.
Después de colocar todo y descargar a "Rosita", nos dedicamos a conocer el Camping de Sierra de Peñascosa, un camping pequeño pero tremendamente acogedor y familiar, donde sientes y respiras que todas las familias están pendientes de los peques, donde hay paz y mucha tranquilidad, y sobre todo donde pierdes la noción del tiempo, y aunque parezca increíble, donde tienes tiempo para tí, porque los peques campan a su libre albedrío dentro de un recinto muy controlado y con muchas normas de seguridad.



El Camping, como ya he dicho antes es pequeño, pero no le falta de nada, su campo de fútbol con hierba, un pequeño campo de mini-golf, piscina para pequeños y grandes, Bar, tienda, y sobre todo lo que hay que destacar de él es su buena situación, a 1 km. de Peñascosa en plena sierra albaceteña, con Alcarar al lado y Cortes a muy pocos kilómetros.


El Camping, además de muchas excelencias, cuenta con un añadido más, aparte del agua que fluye por doquier, está atravesado por el Río Arquillo y se puede pasar de un lado a otro por algunos puentes que tiene dicho camping.





El fin de semana ha sido perfecto y perfecto anfitrión ha sido Sir Eduardo de Sajonia y toda su familia, que desde el primer momento nos han presentado a todo el mundo del Camping, Conchi y Ángel, sus hijos (propietarios todos), a los cuales doy las gracias por el trato que nos han dado y su tremenda amabilidad; a María Angeles y su hija, que nos mantenían la cabaña limpia, limpia y sobre todo a María Ángeles que nos hizo una paella con unos mejillones impresionantemente buena y que desde aquí emplazo a todo el mundo a que la pruebe, y por último y no por ello menos importante, a PATXI, el gran Patxi, hombre, camarero, psicólogo, de grandes dimensiones, donde con desparpajo y cachondeo nos ha atendido en los menesteres gastronómicos como nadie, cuidando bien de nuestro estómago y nuestro hígado. A TODOS Y CADA UNO DE ELLOS GRACIAS.








Como ya os había comentado al principio de la crónica, ésta tiene dos partes, la descripción del camping y la de la ruta que hicimos el Sábado por la tarde, porque no teníemos Edu y yo el cuerpo para trotes por la mañana. La noche anterior libramos una dura batalla, cuyos pequeños detalles omitiré por ahora, je, je, je.
Pues a las 18h.20' y con el cuerpo maltrecho y contusionado, iniciamos la ruta desde el Camping subiendo para calentar piernas a Peñascosa, con un desnivel importante, atravesamos el pueblo y nos dirigimos para los Campamentos de Mal Paso.




La ruta, ya me lo había advertido Edu, era un continuo subir y subir, y después de mucho subir, más subir..., y así subiendo y subiendo, llegamos al famoso "Pino-Roble", una curiosidad de la naturaleza, en la que un pino nace en el interior de un roble.






De aquí y depués de la parada para la foto y de hechar parte de los diablos del día anterior, nos hemos dirigido a Fuente La Piedra, una pista que nos lleva a una fuente con agua fresca, fresca, caida de la montaña, donde hemos hecho la segunda parada.





Nuevamente nos hemos refrescado y de aquí, y con más subidas, algunas de las de Plato pequeño y piñon grande, alcanzado la friolera de 7 a 8 Kms/hora, nos hemos plantado en el Cordel de la Almenara, desde donde las posibilidades eran muchas, ir para el Cortijo de Tortas, los Catalmerejos, etc..., hemos seguido hacia la Almenara, pues Edu me quería enseñar una zona desde la cual se podían divisar los Campos de Montiel.



Dado la hora que era ya y que los cuerpos no estaban para más, hemos acometido la última subida antes de lanzarnos a tumba abierta con dierección a Peñascosa.


Como ya he dicho antes, después de esta subida y de hechar todas las cervezas, copas de vino, pelotazos, chupietejos, carajillos, brasa, paella, etc, etc, etc., por din nos hemos encaminado a Peñascosa, donde hemos parado en la Iglesia para visitarla y de paso hacer unas fotos de algunas tallas que nos han parecido interesantes.

Pues hasta aquí el periplo de la ruta, que aunque no me gustan las subidas y sabéis que las odio, pues ésta al igual que la subida al Padrastro, curiosamente me ha gustado, además acompañado de un globero tan serrano, pues como que no se le puede pedir más.
Amén de que Edu quiera editar la crónica con alguna foto más o algun comentario o algo que se le ocurra, os dejos los datos técnicos, datos que Edu puede ampliar, ya que grabo la ruta con su GPS.
Tiempo efectivo de pedaleo, 01h.29'36"
Distancia recorrida, 25'369 kms.
Velocidad media, 15'7 Kms/hora
Velocidad máxima alcazada, 49'9 Kms/hora
Calorías quemadas, 368, ja, ja, ja, hoy si que no me lo creo.
Bueno amigos, sólo hacer un apunte, lo he pasado como un enano de bien y también comentaros, que se os ha hechado de menos a todos. Estas rutas, al igual que el fin de semana, hubiese estado increíble con más globeretes. Otra vez será. Saludos.

Agregado por Edu. No podía faltarnos una foto de nuestro querido Patxi. Ahí que os la pongo: