jueves, 9 de abril de 2015

Qué lejos ya las vacaciones..... (parte I)

Aiinnnssssss, qué tarde más lluviosa, como corresponde al mes de abril.... y yo, que como sabéis los jueves por la tarde le doy al pedal, aquí me tenéis dándole a la tecla; el caso es dedicar la tarde a nuestras amigas de dos ruedas y dos bielas.

Pues bien, la semana pasada aproveché el parón laboral para buscar el sol y las temperaturas de la Costa Blanca y, cómo no, me llevé a Furia. Han sido cuatro rutas en cinco días, que os paso a ilustrar.


Miércoles 1 de abril. De Cabo Roig a Torrevieja por la costa y Laguna de La Mata.


Lo cogí con ganas porque este último mes había podido dedicarle poco tiempo a nuestro deporte favorito y comencé por una clásica: ruta por la costa desde Cabo Roig bordeando las calas de La Zenia, Playa Flamenca, Cala Mosca, Punta Prima, Rocío del Mar, Cala Lo Ferris. Paisajes impresionantes, rocas y brisa de mar. Algunos momento esquivando a paseantes o corredores, otros saltando por las rocas ya llegando a Rocío del Mar, uno de los pocos trozos de costa virgen de la zona. Después de Cala Piteras viene Lo Ferris, ese precioso palmeral que es Espacio Medioambiental Protegido según el PORN, que es noticia estos días porque los dueños lo han vallado y sólo han dejado el paso frente al mar. Porque lo impide la Ley de Costas, que si no éstos se hacen ahí una playa privada. (El PORN es el Plan de Ordenación de Recursos Naturales, jejeje, qué pensábais) 









De ahí a Torrevieja y por la antigua vía de la Estación, en un plis-plas llegamos a la laguna de La Mata, que es un auténtico laberinto de sendas que suben y bajan, donde me pego una buena sesión de monte bajo que contrasta con el recorrido anterior.








Jueves 2 de Abril. Una clásica de litoral hasta La Manga.


Ya no fui solo, me acompañaba mi gran amigo Koro, buen compañero donde los haya y vecino playero, con quien como ya sabéis compartimos rutas de vacaciones.

Esta vez nos dirigimos hacia el sur, también bordeando las costa. Muy temprano y sin gente, viendo amaneceres de postal y poniéndonos al día pues llevábamos un tiempo sin cascar. Cabo Roig, Aguamarina, Campoamor, Mil Palmeras, Torre de la Horadada, El Mojón. Hasta aquí alternamos paseos marítimos con carriles bici de costa, alguna zona arenosa y poco más. Lo bueno viene en las salinas de San Pedro del Pinatar, ya en la provincia de Murcia, donde rodamos por la arena virgen durante muchos kms. Espacio protegido también de belleza singular y sin ninguna edificación por ninguna parte. En este tiempo la arena tiene la humedad precisa para rodar perfectamente (cosa que ya en verano es imposible). Bueno, tanta humedad había que en la punta final eso se convirtió en un fango apestoso donde Koro vivió un episodio que pudo tener peor final y que le costó una limpieza en profundidad y un catarro del quince. Yo me salvé gracias a una oportuna parada meatoria.
























Estas dos últimas reflejan la solución al episodio del fango: un buen manguerazo hasta más arriba de la rodilla, y es que realmente estuvo a puntico de hundirse. Menos mal que la bici le hizo de apoyo.

Después de tanta vicisitud el almuerzo estaba bien ganado y no podía ser en otro sitio que en el Bar Dos Hermanos de San Pedro del Pinatar. Sí, aquél donde nos cascamos en otra ocasión un par de litronas del Mercadona en su punto de congelación.... pero nos lo encontramos cerrado. Allí, junto a la puerta había  una señora, ya mayor, y su padre (50kg de persona y que ya no cumpliría los 90 años) a los que les preguntamos por otra alternativa para calmar nuestra sed. Resultaron ser los dueños del local que nos explicaron que los del bar lo habían abandonado, sin pagar los alquileres y dejando destrozado el interior. Pues bien: estaban intentando abrir el portal cuya cerradura también habían destrozado. Pues no sé ni cómo, cogí un destornillador y cual delincuente forcé limpiamente dicha puerta para gran alegría, descanso y ahorro de los propietarios.

Ahora sí, nos adentramos al pueblo y dimos con el Mesoncito, un bar regentado por una simpática marroquí que nos arregló los asuntos del hambre y la sed.








Como ya he metido más rollo del habitual y quedan otras dos rutas no menos interesantes, mejor paro aquí el relato y os emplazo para una segunda entrega de las rutas playeras.



3 comentarios:

  1. Amigo Yellow, muy buena crónica y muy buenas fotos, estoy deseando ver la segunda parte de vuestras andanzas por aquellas tierras.

    En cuanto a lo del bar y lo del destornillador es que me imagino la situación y me parece imagino que tiene que ser de película de Berlanga. Por cierto, ¿estás seguro de que eran los dueños? ja ja ja ja

    Ya veo que los almuerzos y la hidratación en su línea, como debe ser, no lo descuidéis.

    Venga, a ver si te pone con la segunda parte.

    Saludos y buen fin de semana...Edu

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues de las cuatro rutas que te has merendado esta Semana Santa, dos ya están contadas.

    La primera es genial, sobre todo la zona de la Laguna de la Mata, que también conocemos y es verdad que en la Laguna te puedes emborrachar a hacer sendas y más sendas, subidas y bajadas, fáciles y técnicas...., no te deja indiferente esta ruta. Es muy buena.

    La segunda, tuve la suerte de acompañarte y no defrauda en absoluto. Ciclar por la costa es una añadido que hay que vivirlo para entenderlo y si a eso le sumas anécdotas, pues mejor que mejor, como la del Bar Dos Hermanos, ¡vaya tela! ¡Por cierto! Abriste la puerta con mucha facilidad...., je, je, je. ¿Es que en otra vida has sido otra cosa.....?

    Bueno Yellow, pues al igual que Edu, espero la segunda parte con ansias vivas. En cuanto al episodio del hundimiento en el fango, sinceramente hubo un momento cuando estaba hasta las rodillas y me seguía hundiendo, que creo que me cagué, ja, ja, ja.

    En fin Yellow, te veo el Domingo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Espectaculares las fotos, la verdad que poder aprovechar las vacaciones y compartir ruta con amigos y lugares es realmente una pasada.
    Lugares donde se puede disfrutar de la bici, playa y vistas geniales, no ha faltado la cervecita no se puede pedir mas...
    un saludo

    ResponderEliminar