lunes, 26 de agosto de 2013

Peñascosa, 8 fantásticos y adiós al paraiso

 Buenos, fecundos y globeros días tengan vuesas mercedes.

 El título de este artículo, algo largo pero fácil (muy fácil de entender), define perfectamente la ruta y como lo pasamos el pasado sábado 24 de agosto. Vayamos por partes, como diría Jack.

 En primer lugar, este ha sido mi último fin de semana en el camping Sierra de Peñascosa, dónde como ya sabéis he pasado todo el verano, auténtico paraíso terrenal el que tenemos tan cerca de nosotros, situado en plena sierra, con un microclima especial, paz, descanso, tranquilidad; -tu tiempo es tuyo-, creo que es la mejor definición de lo que te puedes encontrar allí. Así pues, recuerdos para todos los amigos que he dejado por allí y que a buen seguro siguen con su buen hacer en el camping. Establecimiento totalmente recomendable, y sobre todo, ¡que no se te olvide la bicicleta!


En el plano deportivo para ese día teníamos una estupenda ruta, así pues Pablo R., Bermejo y Coronado se presentaron en el camping a eso de las nueve y cuarto. Nuestro querido Coronado esta vez perdonó la ruta pues sigue teniendo problemas con su rodilla, y con buen criterio bajo mi punto de vista, decidió que lo mejor esta vez era hacer algo de descanso, así pues aguardo nuestra llegada en el propio camping y dado que toda mi familia estaba allí, creo que no anduvo aburrido. Sabemos todos, a ciencia cierta, que en breve lo tendremos de nuevo por esos caminos de Dios, dando y ciclando como se merece. Ya sabes que seré uno de tus escuderos a la vuelta.


Partimos del camping tomando una senda que sale de allí mismo y que nos permitió acortar algún kilómetro que otro tanto a Pablo, Berme como a mí, pues nos dirigíamos hacia un punto de encuentro con el ínclito Yellow, que ya tenía preparada una ruta. El problema es que apretamos para llegar a tiempo a dicho punto y resulta que llegamos antes que ellos aún habiendo salido después, si a esto le añades que no hay cobertura en aquella zona,  ya os imagináis que nuestro encuentro fue imposible; queda para otra ocasión el realizar dicha ruta.

  El resultado final es que nos fuimos siguiendo durante buena parte de la mañana. Por cierto, cruzando el río de Cortes, Bermejo pudo comprobar el agua que todavía llevan los ríos de la zona, pues le llegó el agua a la altura de la zapatilla, -y fresquita fresquita- y es que los ríos se cruzan por donde uno quiere, no por donde le marca el camino, ¿o no?.


 Transcurridos los minutos de espera decidimos tomar el camino más directo hacia la cuerda de la Almenara, así que comenzamos a subir por el río Portelano hasta llegar al camping de la Fuente de la Piedra, dónde más de uno recordó acampadas de cuando uno es un crío por aquella zona. Allí volvimos a esperar unos minutos mientras bebíamos del fuente de juventud eterna (que sí, que sí, :-) ), pero de nuevo la espera fue infructuosa.

  Retomamos la pista y esta vez en dirección al refugio del Lagarto y una vez allí decidimos que lo mejor era dirigirse hacia la zona del cortijo de Tortas. Si Yellow seguía un camino, quizá podía ser ese, y además, y de manera principal nuestro "bien amado" Bermejo (nunca he visto una persona que le venga todo tan bien y siempre tenga esa sonrisa, -sigue así, amigo-) no conocía la zona, con lo cual sabíamos de manera positiva que aquel recorrido tiene por un lado muy buenos desniveles, y por otro unas vistas impresionantes de toda la zona.




 Llegando al punto más alto del recorrido, decidimos que lo mejor era darse la vuelta por donde habíamos venido, aún quedaba un rato para llegar al camping y el calor estaba empezando a apretar, y ...., ¡nos estaba esperando un pedazo de paella tremenda! En fin, no hay nada como la motivación para darle al pedal, así que la bajada fue rápida. De todos modos hicimos una variación a la vuelta y es que bajamos por el campamento de Mal Paso, de modo que pudiéramos parar en el "Pino-Roble" para poder hacernos alguna foto. Ya sabéis, es un Roble Andaluz (o quejigo) con el tronco abierto y donde ha crecido en el centro un pino.

 En el plano deportivo también me gustaría decir que estos dos compañeros de rodada están con una forma física impresionante, y que teníais que verlos subir por aquellos montes, ¡parecen cabras! Con capacidad de arrancar en cualquier momento y en cualquier pendiente. Yo ya sabéis, intento mantener una estupenda mala forma durante todo el año, ¡mi trabajo me cuesta, oiga!

  Llegados al camping lo primero que hicimos fue tomar posesión de unas jarras de cerveza, aquí es donde se ve la nobleza de nuestro Pablo, pues prácticamente le obligue a que antes de tomarse la cerveza se cambiara de ropa (de culote a bañador), el pobre venía seco, y no solo me hizo caso sino que además aguardó pacientemente al resto, ¡que buena gente!. El calor apretaba de lo lindo y era cuestión de hidratarse convenientemente. Y además de hacerlo por dentro, también lo hicimos por fuera, pues nos aguardaba un buen baño en la piscina, agua serrana y fresca, ¡se te queda el cuerpo nuevo!


  A estas alturas del día lo que ya teníamos era hambre, así que ni 500 palabras más como diría Marcial, paella al canto, deliciosa y con el grano en su punto, felicitaciones para la cocinera Mª Ángeles y todo "su equipo". Aquí es donde nos juntamos todos, tanto los compañeros de Albacete como mi familia, en total, OCHO PERSONAS MAGNIFICAS (extraordinarias, diría yo), resultado, paellero casi limpio, somos muy bien mandados.

  Dado que el lugar transmite paz, como ya os he dicho anteriormente, la sobremesa se alargó unas horas, nadie nos metía prisa, la temperatura ideal, la compañía perfecta, el resultado, toda una tarde hablando y disfrutando de la compañía.

  No me enrollo más, para acabar los datos técnicos:
- Distancia: 35,47 km
- Vel. media: 14.03 km/h
- Tiempo de pedaleo: 2h 31'
- Desnivel: 983 mettros
- Calificación de la ruta: Amistad - Alta   Ruta - Preciosa (me interesa mucho más esta calificación que la técnica, que quieres que te diga)


 Y aquí la ruta que realizamos:


 Saludos globeros...Edu

12 comentarios:

  1. Edu, ¡¡qué fotacas!!

    Ha tenido suerte Bermejo de hacer la ruta en agosto. si la hubiera hecho en primavera, además de las zapatillas, se hubiera mojado las pelotejassss, jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaj jaja

      La verdad es que es increíble la cantidad de agua que llevan todavía los ríos de la zona. A ver si este otoño es tan generoso como la primavera, que siempre viene bien.

      Ya sabes que se te echo de menos, fue una pena.

      La próxima no podemos fallar.

      Saludos...Edu

      Eliminar
  2. Bueno, bueno y bueno Amigo Edu, que pedazo de ruta os marcastéis el Sábado. Sentí mucho no poder realizarla con vosotros, pero como contrapartida estuve encantado con las Marias Josés y la pequeñuela.

    Muy buena comida, muy buena paella y muy buen día en general el que se pasó el Sábado.

    El camping como siempre, a gran altura, Conchi..., estupenda y simpática como siempre. A Angel no le ví por su lumboceática, al cual le deseo una pronta recuperación, a María Ángeles y su equipo de cocina, genial como siempre tanto en la elaboración de las viandas como en la simpatía a la hora de atender al personal.

    En definitva, nuevamente el Sire y su progenie, se han portado como unos perfectos anfitriones. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Coronado, con semejantes visitas hay que echar el resto, no me queda la menor duda.

      Lo pasamos realmente bien, pena de que no pudieras hacer la ruta, pero eso no es un problema, ¡la tenemos pendiente!

      En fin, que fue un día realmente agradable el que pasamos, y si a eso le añades una paella, ¡pffffff! toma el grado de superior.

      Saludos...Edu

      Eliminar
  3. Poco que añadir a tan buen día, en el que la bici fue la excusa; la compañía genial, el entorno increíble, el trato y la comida en el camping exquisito.

    De verdad lo pasé muy bien.

    Nos vemos en la próxima.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pablo.

    Completamente de acuerdo, lo pasamos genial. Espero poder repetir, y pronto, si puede ser.

    Saludos...Edu

    ResponderEliminar
  5. Al igual que Pablo, poco puedo decir... disfruté como un niño chico de la ruta, de la paella y sobre todo de la compañía.

    Una faena lo de la rodilla de my Koro, al que agradezco su perfecta logística y no haber coincidido con Yellow, que se nos hace muy difícil de ver.
    En cuanto a mi Pableras...siempre es un placer ciclar (o mas bien entrenar???? ufff) con el, me está haciendo un hombrecico.

    Edu & famili...lo sabéis hacer muy muy bien, enhorabuena.

    Saludos...Berme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Berme, ¡que decir! Además hacía algo de tiempo que no salíamos junto con la bici. Por nuestra parte lo pasamos genial, disfrutando mucho mucho del día que pasamos, ¡no pierdas esa sonrisa!

      Y si Pablo va muy muy muy bien, no te quiero decir nada como vas tú. Sinceramente, os vi muy fuertes a los dos.

      A ver cuando repetimos, ¡que ya tengo ganas!

      Saludos...Edu

      Eliminar
  6. Todo lo bueno siempre llega a su fin y nada mejor que haciéndolo con una buena ruta en buena compañía de los compañeros y luego como final esa estupenda paella, en un agradable entorno familiar, que mas se puede pedir, que no acabe, un gran saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias amigo Ginetas. Efectivamente todo lo bueno acaba, seguramente sino fuera así acabaríamos cansándonos. Por suerte la despedida estuvo a la altura.

    En cuanto pueda, tendré que hacer una escapada, ¡no vaya a ser que se me olvide!

    Lo dicho, que sigáis así.

    Saludos Globeros...Edu

    ResponderEliminar
  8. Hola Edu, que gran día tuvisteis que pasar, rutaca buen gente y paella con baño final.¿se puede pedir más?
    Un saludo y nos vemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Juancar, la verdad es que lo pasamos pipa, no estuvo nada mal el día pues tuvimos de todo; pero ya sabes que siempre se echa de menos a la gente, y no es que sea un tópico, ¡ES QUE ES CIERTO!, a ver si la próxima

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar