lunes, 2 de diciembre de 2013

Y el sábado también salimos con la bici.

 Buenos y globeros días tengan vuesas mercedes.



 Pues el sábado, además de la gran ruta que tuvimos durante la mayor parte del día, también tuvimos algo de bicicleta por la mañana, que no todo va a ser celebraciones.

  Para la ocasión nos juntamos Coronado y yo mismo, y a las ocho de la mañana con puntualidad manchega nos vimos en el pincho de la feria. Queríamos hace una salida exprés para poder volver a Albacete sobre las 10:00 y poder tener el resto de la mañana algo más libre.

  El frío a esas horas era bastante intenso, cuatro grados bajo cero ya es una temperatura baja, si bien, al menos esta vez no había una sola gota de viento. Lo curioso era el frío tan seco que hizo ese día, de hecho la capa de hielo o escarcha era casi inexistente por ese grado de humedad tan bajo.

 Aguardamos los cinco minutos de cortesía, pero no mucho más, pues el día no estaba como para estar parado mucho tiempo, de modo que salimos derechos hacia la vía verde donde como ya os podéis imaginar, no es que hubiera mucha gente.

 El ritmo no subía de los 22-23 km/h, ¡estábamos congelados! Por suerte las ropas que llevamos tapan lo suyo, de otro modo, sería imposible ciclar con ese frío. Por cierto, quedamos en que de los mejores regalos que nos han hecho en esto de la bicicleta fue el verdugo polar que nos regalaron en la carrera de La Roda ¡impresionante! es el único que hace que sigas sintiendo las orejas tuyas y no como dos témpanos pegados a los lados de la cabeza.

  Tomamos el camino que se dirige hacia la zona de la urbanización de Casas Viejas, pero siempre por la vía verde y avanzamos poco a poco hacia las afueras, en concreto hacia la finca donde nos encontramos el milano herido hace unos meses, aquella que fue un proyecto de campo de gol y que quedo sólo en eso, un proyecto, pero aquello eran otros tiempos y se pensaba que esto nunca podía pasar, ¡hasta que pasó! A ver si pasa y queda como un mal recuerdo.

 Desde aquí el camino se torna un poco más bonito, empiezan a aparecer algunas encinas y el campo está mucho más limpio. Por cierto, era tal el frío que hacía, que probé a meter la bicicleta en unos de los campos que pegaban a nuestra marcha, simplemente por curiosidad para ver si la bicicleta llegaba a hundirse, pero nada de nada, era tal el frío que ni siquiera llegaba a hacer "crack" de la capa de hielo que había tan densa.

  Pasados unos metros por aquellos campos nos apareció un ave de presa por delante de nuestra marcha haciendo un picado por entre dos árboles, una auténtica maravilla, la pena es que no podemos saber que ave de presa era, quizá un milano negro por el tamaño y la zona blanca de las punta de las alas, pues por la zona parece ser que abundan.

  El canal de la lobera se presentaba ante nosotros con bastante caudal, cosa curiosa pues por aquí no está lloviendo mucho de digamos, y además con un agua bastante limpia. Por supuesto paramos un par de minutos para hacer alguna foto y donde por fin, pudimos ver algo de escarcha dada la humedad que impregna el paso del agua por el canal. Y era tal el frío que hacía, que pudimos ver unos carámbanos tremendos en las márgenes del río, pues repito, fuera de esta zona ni siquiera se podía ver manto blanco por la extrema sequedad del ambiente.

  Desde aquí fuimos entrando por fin en calor, y sobre todo después del super-perro que hay en una de las fincas de la zona, mastín baboso, con una boca que en la que cabe mi cabeza y la de mi compañero de un sólo bocado, menos mal que tiene una cadena de hierro de esas de a kilo el eslabón, y que parecía por momentos que iba a reventar cuando nos ladraba y se lanzaba hacia nosotros.

 Por supuesto, nos acordamos al pasar por esta zona de nuestro querido Gabriel, espero que podamos vernos pronto.

 Desde aquí cogimos el canal de la lobera para llegar hasta Albacete, queríamos volver pronto y ver de paso las obras de reconstrucción de los puentes que se llevo la corriente hace unos meses, son dos pequeños puentes, no es que sea una gran obra, pero es curioso ver los diques y el desvío del río.

 La velocidad aumentó algo más y logramos ciclar entre 26 y 28 km/h, pero era imposible mucho más debido a ese frío intenso que seguía presente por toda la zona. Así que derechos hacia Albacete para ver si tomábamos algo caliente que falta hacía.

 De camino para la ciudad pudimos hablar con Pedro Lara para quedar a desayunar juntos. Ya sabéis que está en el hospital acompañando a un familiar, y desde aquí ya digo que todos esperamos que tenga una pronta y buena recuperación, ¡ánimo Pedro!

  El desayuno lo hicimos en el bar Inox, donde nos tratan bastante bien, la verdad sea dicha. Aunque esta vez fue un desayuno bastante más pequeño que en otras ocasiones, y es que nos esperaba la segunda etapa del día al cabo de unas horas, el segundo aniversario de Pedaladas Globeras, etapa con cuatro puertos de categoría especial y 250 kilómetros de longitud, ¡ahí es nada!

 Pues poco más me queda por deciros, tan sólo que hicimos 39 kilómetros, a una media de 21 km/h. No fue lo que se dice una etapa larga, pero tampoco teníamos tiempo para hacer mucho más.

 Saludos Globeros...Edu

12 comentarios:

  1. Qué envidia sana, y alegría, me da ver que mis compañeros sí han reservado algo en el finde para la cosa de las dos ruedas. No como otros (yo) que al tener fiesta el viernes noche no tuve fuerzas para pedalear absolutamente nada.Y ayer domingo, más de los mismo... me tocó recuperarme de la etapa gastronómico-festiva.

    Espero desquitarme en los próximos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Antonio, yo estuve todo el domingo practicando el "tumbing", y eso que acabamos bastante bien, pues además de no beber mucho, comimos en su justa medida. Pero da igual, el domingo echos polvo, los años no perdonan.

      Espero que hayas visto que la salida se hará el Martes, ¿vale? Venga, que esa va a ser buena para que te desquites.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  2. Muy bien la rutilla, para estar bien para lo que tenia que venir, pero esos 4 bajo cero ya son palabras mayores, me dan escalofríos de pensarlo, pero yendo bien abrigado y dando pedales se va pasando, este finde a sido muy frio, nosotros no pudimos hacer ruta por procesos gripales, aggg, que rabia, haber si para este puente podemos salir, un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ginetas, mejoraros pronto, y a ver si para este puente estáis completamente recuperados que aunque hace frío, siempre se puede salir.

      La verdad es que las ropas que llevamos ahora no tienen nada que ver con lo de hace unos años...y si se pasa frío pues a apretar un poco que eso ayuda.

      Venga, lo dicho, este fin de semana otra vez encima de la bici. ¡Que ya echo de menos vuestra crónica!

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  3. Como comentan los Ginetas, suficiente para quitar las ganas de bici y no condicionar el resto del día, ....que si no llegas al final de la cena zombie como yo :-)

    ...Que morro, mañana por la tarde ya estáis dando pedales de nuevo, ...que lo paséis bien.

    Ginetas, cuidad el catarro.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Pablo, a ver si en una de estas podemos hacer la salida intra-semanal y estas tú, que con esos focos que llevas me han asegurado por activa y pasiva que se hace de día.

      Nos abrigaremos bien por si acaso, aunque hoy parece que no hace demasiado viento y eso quita bastante frío.

      Nos vemos pronto.

      Saludos Globeros..Edu

      Eliminar
  4. Se te ha olvidado mencionar amigo Edu, que mi bidón de agua, practicamente se llegó a congelar. ¡Que frío! Por Dios, serían 4 bajo cero, pero la sensación térmica fue mucho más, ya lo creo.

    La ruto era lo que tenía que ser, estirar piernas y hacer unos cuantos kilómetros antes de afrontar la dura etapa que teníamos a unas horas nada más.

    He whatsappeado con Gabi, a colación del diplodocus de la Finca de La Lobera, y me ha dicho que es nuevo, el otro, ya murió. Menos mal..., le he dicho que estaba atado, sino no llegamos a la comida de celebración.

    Un relato, el tuyo de hoy, gélido...., ja, ja, ja. Normal. Insisto, ¡qué frío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Coronado, tienes toda la razón, se me pasó el tema de la congelación de tu bidón de agua. Que barbaridad, era mucho el frío que hacía.

      ¡Y que pedazo de perro! Hostias, si ese perro se escapa algún día alguien lo va a pasar mal, ¡pero que pedazo de perro!

      Por cierto, este puente finalmente no me voy a ningún sitio, o sea, que tenemos ruta a la vista par este fin de semana. Esta tarde lo hablamos.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  5. Eso es vocación globera, con el frío que hacía y lo que apuntaba el día. Pa' veos matao, ja ja.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo JuanCar, si es que no podemos evitarlo, el globerismo nos está llevando a salir hasta cuando la temperatura está bastante por debajo de cero, ¡que nos hiciste! ja ajaj j aj aj

      Por cierto, ya has visto el tema de la congelación del bidón del amigo Coro, ¡tremendo!

      Bueno, a ver si este fin de semana nos vemos, que como ya apunto en el comentario anterior, no me voy a ningún sitio, ¡ruta a la vista!

      Venga amigo, pasa una buena semana y ya nos vemos otra vez en ruta.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  6. Buenas a todos!! Creo que más que tener cuidado con el perro Edu, hay que tenerlo con los cazadores ;)

    Por cierto, este finde por ahí. A ver si coincidimos. Un abrazo

    ResponderEliminar