jueves, 27 de marzo de 2014

Sendas infinitas por La Marmota

¡Buenos Días ávidos lectores que a bien tenéis entrar en nuestro blog! La ruta de ayer, casi, casi que estuvo a punto de no realizarse. El día pintaba mal, con vientos "hipohuracanados" que diría Pepe Pótamo en aquélla serie de dibujos animados de los 70 a los 80, amezaza de chubascos y una tarde gris y desapacible, que aconsejaba quedarse en casa y aprovechar la tarde de otra manera, como así lo hizo nuestro inefable "Yellow Submarine".
 
Como quiera que sea y como quiera que no escarmentamos, porque somos y seremos, ante todo y ante todos, tremendos y sesudos globeros, decidimos quedar a las 17h.00' en el Pincho de la Feria, Pablo, Pedro Lara, Josete, Francho y el más globero de todos, osease que se era, un servidor.
 
La ruta la había fijado Pedro Lara hacia La Marmota para enseñarnos sendas bajando al río. Así que, con esta máxima nos fuimos hacia La Marmota, iniciando nuestra andadura hacia el Puente de Hierro (paso del Ferrocarril), de aquí prácticamente fuimos paralelos a la vía del tren hasta llegar a Puñoenrostro, su ganadería y algunos caminos y pistas, eso sí, azotados, hastiados y puteados por Eolo, rachas de 40 Kms/hora de media nos tení reservadas auesta insigne deidad.
 






 
Pronto y a buen ritmo, es mi opinión, a una media de 18 a 19 Kms/hora, teniéndo en cuenta que el viento nos castigaba de cara, nos pusimos en la Pinada previa a llegar al Paraje de San Isidro, aquí hicimos un giro a la derecha para coger unos caminos muy agradecidos de ciclar e ir resguardados del viento, que en un sanitamén nos llevaron a la bajada al río, ya en La Marmota.
 
Hicimos una bajada vertiginosa que nos llevó a una aldea abandonada (va por Uds., Edu y Yellow) donde hicimos las primeras fotos de rigor.
 
 



 
De esta aldea abandonada, atravesamos el antiguo canal que se hizi y que actualmente está sin servicio, hasta llegar al río, donde...., lo cierto es que nos quedamos maravillados de la zona que descubrimos, pues el agua fluía con ciertta rapidez y al mismo tiempo nos regalaba con un remanso tipo islilla, donde...., también aprovechamos para hacernos más fotos, dado que el lugar merecía la pena. Ahí van otras instantáneas.
 








 
Después de este rato en el río seguimos sendeando por la orilla del río, haciendo un trayecto agradable al 100%, pero la hora se nos echaba encima, eran ya las 19h.00' casi y tocaba ir pensando en dar la vuelta, así es que todo lo que habíamos bajado antes hasta el río, ahora tocaba subirlo, ¿por dónde? Por las sendas que Pedro Lara nos tenía preparadas. Sendas, algunas muy técnicas y otras no tanto, sendas con mini toboganes y otras con raíces de árboles, sendas que se retorcían como las culebras y otras que simplemente se adaptaban a la orografía del terreno. Sendas de todo tipo al fin y al cabo.
 
Lo cierto es que fuimos conscientes de que esta zona de La Marmota, la del río, nos ofrece infinitas posibilidades de diversión con la bici, aunque yo he de reconocer, que ayer en más de una ocasión, pues pie a tierra porque ni con el plato pequeño y piñon grande era capaz de subirlas, cosa que mis compañeros de ruta, todos y cada uno de ellos, no hicieron, y es que estamos antes verdaderas bestias pardas de la bici...., ciclistas que les den lo que les den, tiran hacia adelante. ¡Ojú que bestias pardas!
 
A las 19h.35' terminamos las sendas y ya la noche nos saludaba así es que decidimos volvernos por dónde habíamos venido, por la Pinada, para atravesar las carreteras de Mahora y Motilleja, salir a la pista ancha que nos llevaría al cementerio y de aquí a Albacete, pero eso sí, con nuestro focos ¡cuánto, pero cuánto partido les vamos a sacar, en invierno y en verano!
 
 


 
Llegamos ya a Albacete sobre las 20h.35', a una velocidad más que aceptable, teniéndo en cuenta que desde La Marmota hasta Albacete habrá unos treinta y tantos kilómetros. Nos hubiése gustado tomar la cervecita, merecida cervecita de los campeones, pero a todos o a casi todos, se nos hizo tarde y decidimos `perdonarla para mejor ocasión.
 
Deciros que la ruta de hoy, los cinco compañeros que la hemos hecho, la hemos disfrutado como niños, y como siempre, no le ha faltado de nada, viento, algo de lluvia (apenas unas gotas), caminos, pistas, sendas, muchas sendas..., y lo más importante, buen ambiente y como dicen los modernos "mu buen rollito", aunque eso sí, yo en las sendas, hoy, las he pasado putas, leteralmente hablando.
 
Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:
 
Salida a las 17h.10' y llegada a las 20h.35'
Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.27'11"
Distancia recorrida, 63'630 Kms
Velocidad Media, 18'9 Kms/hora
Velocidad Máxima alcanzada, 35'6 Kms/hora
Calorías quemadas, 989 ja, ja, ja.


 



8 comentarios:

  1. Pues vaya ruta más buena que os marcasteis ayer, 63 km y con la que estaba cayendo de viento. He de decir que me he alegrado mucho al ver a Pablo en una ruta de miércoles, ¡la vida cambia cuando sales los miércoles con la bici! ;-) Eso sí, la próxima vez se calcula mejor el tiempo para que dé tiempo a tomar la cerveza.

    Buenos chicos, que estáis hechos unos campeones.

    Saludos Globeros...Edu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues la ruta salió redonda e hicimos de todo, aunque yo en las sendas de la Marmota pensaba fenecer, hay que meter mucha pierna y los desarrollos adecuados y creo que yo en ésto último yo no lo llevaba muy bien, pero por lo demás, perfecto.

      El problema es que nos emborrachamos de sendas y caminos y la ruta hacia La Marmota, ida y vuelta, ya sabes que es larga y con buena carga de kilómetros.

      Saludos Edu y recuperate.

      Eliminar
  2. ...Veo que no fuimos solo 5 en la ruta de ayer, debieron venir todas las hadas del bosque según los brillitos y destellos con los que hemos salido en las fotos, ...eso o que somos unos tíos brillantes.

    La verdad es que se concentró toda una ruta en poco más de 3 horas, con sus paradas en la aldea, en la isla, para tomar un tentempié en las sendas, a pesar del viento a la ida y de lo que contienen la velocidad las sendas y subidas.

    Llegué a casa muy contento, pero la verdad es que no me apetecía la cerveza a la llegada, que haría que llegara más tarde de lo deseado teniendo en cuenta que se trataba de un día laborable.

    Lo pasé como un niño, y sí Coro, la ruta salió intensa.

    Un saludo y nos vemos en las próximas.

    ResponderEliminar
  3. Los destellos y brillos se deben a un programa de la cámara que antes no había probado y que ayer quise poner en práctica dado que la ruta transcurría por la zona de La Marmota.

    La ruta fue tremenda, pero yo acusé mucho las sendas, la falta de confianza, el peso y el no poner bien los desarrollos acabó conmigo y no lo entiendo porque cuando hemos hechos las nocturnas ha Chinchilla hemos subido cuestas con más pendiente. En fin, días tontos que tiene uno.

    Saludos y sino pasa nada, el Viernes nos vemos.

    ResponderEliminar
  4. Esa aldea abandonada en realidad eran los restos de Chernobil, de ahí los resplandores radiactivos tan fosforitos que lucís en las afotos!!!

    Ayer era un día feo feo. De los más desapacibles del año, pero, ¡cómo sois jodídamente globeros! Os lo montasteis para hacer una de las mejores rutacas de la temporada, qué envidia ver la cantidad de sendas que os habéis marcao. Prometo no perderme la próxima que haya de esa calidad.

    Qué conjuntado sale Pablo con su nuevo casco, no le falta detalle. Seguro que se guarda las fotos, jejeje.

    Koro, te he faltado como compañero pie a tierra en las subidas.

    Nos vemos en la próxima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí Antonio, el único que ponía pie a tierra era yo, los demás lo ponían para esperarme, ja, ja, ja. Aún así, lo pasamos francamente bien. La ruta larga y durilla para una Miércoles, pero ya se sabe, "palos a gusto no duelen".

      Eliminar
  5. Buen relato, que pasada de día fuisteis a coger, menos mal que con las sendas seguro que lo pasasteis como niños chicos, aunque Coro te tocara sufrir, de todos modos este tiempo es así y Eolo en la zona un cambroncete,
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Es que Juancar, vaya semana que llevamos de aire, si un día sopla con fuerza, al siguiente con más..., y la verdad se le quitan las ganas a uno de salir; si a eso le sumas, las amenazas de lluvia, pues..., que mejor te quedas en casa.

    Saludos Juancar.

    ResponderEliminar