domingo, 9 de noviembre de 2014

El Hundimiento, La Evaporita, Las Capiruzas y vuelta, una ruta completa

¡Vaya día más loco que hemos tenido en cuanto al tiempo! Hoy era un día en el que nos la hemos jugado a cara o cruz, llover o no llover, porque las páginas del tiempo no se ponían de acuerdo en sus pronósticos.
 
Esta semana había comentado con Edu (que no ha podido asistir a la ruta) y luego, con Pedro Lara en los almuerzos de Casa Julio, que quería hacer la ruta de la Evaporita, salir de Albacete, Aguas Nuevas, El Salobral, El Hundimiento, La Evaporita, Las Capiruzas y vuelta a Albacete y.... así ha sido.
 
El tiempo no se ponía de acuerdo en el aspecto de llover o no llover, así que quedamos en la puerta de mi casa a las 08h.00' y en función del tiempo saldríamso o no. Toda la noche se la ha tirado lloviendo y a eso de las 07h.00', parece que dejaba un poco, hora a la que los teléfonos móviles echaban chispas para saber qué hacíamos, pues por unas partes de Albacete no llovía, como es mi caso, y por otras, si llovía, como ocurría por la zona de Ramón y la de Francho. Bueno el caso, es que a las 08h.15' más o menos hemos acudido a la cita, Pedro y Paco Lara, Ramón, Francho y yo mismo, con la intención de...., al menos llegar al Hundimiento, para evitar el posible barruzo producido por la noche y a partir de aquí ya veríamos.
 
Hemos salido de mi casa hacia el Camino de la Bacariza y lo cierto es que caía una muy leve brisilla de agua que nos han hecho levantar la cabeza para ver que el cielo tenía una pinta muy oscura.
 
 
Desde aquí rápidamente hemos llegado a Aguas Nuevas, a El Salobral y en un santiamén a Los Anguijes.
 
 

 
Deciros que... ¡cómo no! "El Maligno" acechaba y durante todo el camino nos ha arreado de lo lindo, soplando con rachas por encima de los 35 kms/hora, y no es que nos moleste, no, porque ya es un globero más, pero es que...., podía de vez en cuando irse de vacaciones. Menos mal que la temperatura acompañaba y las pequeñas gotas que tímidamente nos habían acompañado, ahora ya habían desaparecido.
 
Sin darnos apenas cuenta, nos hemos plantado en nuestro querido Hundimiento que, por cierto hoy venía seco. ¡Ya pensaba que los murcianos nos habían quitado otra vez el agua! pero Francho nos ha explicado que lo estaban limpiando y haciendo labores de mantenimiento. Pues nada, hemos parado para hacer fotos y más fotos, algunas de ellas en emulando a la película Titanic.
 
 














 
De aquí nos encaminabamos hacia la Cañada Molina o Cañada del Salobral, hasta que Pedro me ha comentado que había una senda que salía a unos metros escasos del Hundimiento y que nos llevaría hacia el camino principal que sube hacia la Cantera de la Evaporita, como así ha sido. GPS Lara se ha sacado una senda que en efecto nos ha llevado al camino principal, eso sí llena de piedras y alguna subidita que otra, que al menos a mí me ha gustado bastante y lo más importante, por más que las piedras, grandes como manzanas, nos lo ponían difícil, ninguno hemos tenido que poner pie en tierra.
 
 
Esta senda o camino pedregoso nos ha llevado a un "cuco" y a un corral de ganado en la falda de las Capiruzas, y allí que hemos subido a hechar un vistazo... ¡ya sabéis que el asunto de los cucos y las y demás construcciones a base de piedra, es una cosa que nos gusta ver!
 






 
Hemos seguido esta senda durante un buen tramo más, pasando por una zona de apicultura, y aquí hemos avisado a Francho que tuviese cuidado con las abejas, pues aún se acuerda de su experiencia en Peñascosa. Después de un rato de hacer "bancaling con piedring" hemos llegado al camino principal que nos llevaría a la cantera de la Evaporita, donde hemos tomado un tentenpié y hemos tomado fotos de un grupo de Evporitas.
 
 
De la Evaporita, hemos bajado hacia el camino principal, pero en lugar de bajar hacia la carretera que nos llevaría a El Salobral, hemos dado un giro a la izquierda para tomar el Cordel del Parque de las Capiruzas, con todas sus subidas y bajadas, disfrutando de nuestro paso por las Capiruzas y pasando tan cerca de los molinos que literalmente oíamos el zumbido de sus aspas...., si Don Quijote de la Mancha levantase la cabeza y viese en que se han convertido sus molinos.... "éstos si son verdaderos gigantes".
 
Antes de terminal con el cordel de Las Capiruzas (nos faltaban 2 kilómetros) y dado que había algo de prisa, Pedro nos ha propuesto atajar por un camino pedregoso, muy pedregoso, con mucha piedra suelta y con una pendiente bastante respetable. De aquí no hemos ido a por el almuerzo a Aguas Nuevas, a la que hemos llegado con 53 Kms hechos. Pedro, Paco y Ramón se han adelantado para ir pidiendo nuestra merecida recompensa culinaria en el San Isidro, dónde hacía ya bastante tiempo que no íbamos. Por supuesto, aolmueerzo de rigor, plato con huevos, patatas, jamón adobado a la brasa, contramuesto de pollo, cerveza, vino y casera, tomates con aceite y ajos, carajillos bien quemados y chupitejos, ¿se puede pedir más?
 
 
 
Después del almuerzo, nos hemos ido hacia Albacete, los Lara, Francho y yo, porque Ramón, ni le hemos visto el pelo cuando ha salido del San Isidro. Supongo que la prisa era mayor de lo que nos pensábamos. Ya en el carreterín que va a Albacete, los Lara han tomado la vía verde para irse a su casa directamente y Francho y  yo, hemos encarado el carreterían hacia el Camino de la Bacarza porque nos pillaba mejor para ir  a casa y...., ¡si señor, premio! para tomarnos unas merecidas cañitas en el Bar Madrid, donde aparte de unas cañitas no hemos apretado unas tapas de las que hacen afición. Aquí dejo el testimonio de líquidos y sólidos.
 


Tortilla al caldo con salsa verde y ajetes y perejil

Creoquetas caseras con tropezones de jamón
De aquí y antes de que se nos calentase el morro, hemos decidido que la hora era la adecuada para poner fin a una ruta en la que nos lo hemos pasado muy bien. Ya tenía ganas de hacerla, y aunque el día no acompañaba por el frío, el viento y la aparición en ocasiones de lluvia, luego se ha ido mejorando y nos ha quedado una mañana de lujo, como lujo ha sido ir con estos compañeros y sendear por esos caminos que como siempre GPS Lara nos enseña a todos.
 
Edu, la semana que viene si quieres la repetimos para que la hagas completa. SALUDOS.
 
Paso a poneros los datos técnicos:
 
Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.23'46"
Distancia recorrida, 64'280 kms.
Velocidad Media, 18'9 Kms/hora
Velocidad Máxima alcanzada, 44'9 Kms/hora
Calorías quemadas, 899 ja, ja, ja...., y hor calorías ingeridas, 8999, ja, ja, ja.
 


8 comentarios:

  1. La verdad que cuando he visto los mensajes esta mañana, pensé que no saldríais, pero sois mu duros, además ruta de rodaje almuerzaco, y buena compañía, la mejor inversión de tiempo para la mañana del domingo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que duros, es que teníamos ganas de darle al pedal y más después de leer tú crónica y el pedado de ruta que hicistéis...., ¡vamos, que teníamos que salir..., sí o sí! Lo pasamos bien e hicimos alguna variación en la ruta, siempre parida por Pedro, que ya sabes que saca sendas y caminos de dónde no los hay.

      Saludos Juancar.

      Eliminar
  2. No daba un duro por vosotros (por vuestra ruta, me refiero, jajaja) a la vista de lo que ha llovido esta noche pero como sois globeros (y no me refiero a cabezones, sino a suertudos) pues la cosa ha salido bien y habéis podido disfrutar de una excelente mañana de bici.

    Llegar hasta El Hundimiento es un c*ñ+zo por lo soso y monótono del recorrido, pero le habéis sacado partido con esas fotos al más puro estilo Ttanic...(no os habréis puesto tontorrones, no?, jajaja)

    El resto de la ruta ha sido de lujo: a mí las Capiruzas me encantan, eso de rodar sobre piedras me mola ;-)

    Buen almuerzo y mejor final, en el Madrid, fenómeno templo gastronómico.

    Y menos mal que habéis tenido cabeza y no habéis dejado que se os calentara el morro.... que sino.....

    Buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira la parte buena de llegar al Hundimiento con casi 30 Kms, ya tienes las piernas calientes y preparadas para sendas y caminos. De todos modos, al Hundimientos se puede ir por más sitios que los habituales.

      El días nos respeto más o menos en cuanto a la lluvia y ni eso, porque a intervalos nos llovía, no mucho pero algo caía. Lo que si que nos jodió y bastante fue como siempre "el maligno" que nos la tiene jurada.

      Por lo demás, la zona de Las Capiruzas, pues ¿qué te voy a contar que tú no sepas?

      Eliminar
  3. ¡Rutón, rutón! Y menuda cuadrilla más buena la que habéis ido por allí. Me encanta esa zona, la de las capiruzas, tiene un montón de posibilidades, el problema, desde luego, es llegar hasta allí, ¡pero bueno, somos globerazos! En cuanto al tiempo, ¡pfffff! Anda que no me acordé de vosotros, primero al ver algo de agua y luego ese viento especial para secar jamones... ;-)

    Bueno, a ver si para este fin de semana puedo salir tranquilamente, que me da la sensación que esta semana ya se me está complicando. ¡Hay que joderse, lunes y ya tengo la semana completa!

    Por cierto, me encantan la crónica, el relato como siempre y esas fotos que no falten. ;-)

    Saludos Globeros...Edu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por mí, si quieres, repetimos la ruta y una vez arriba en Las Capiruzas, investigamos caminos y sendas, a ver por dónde van y a dónde nos llevan. Eso sí, sin ir a pijo sacao y llevando barritas o provisiones, porqué a Aguas Nuevas llegamos ya con unos 55 kms., eso o acercarnos a La Solana. En fin lo vamos viendo para el fin de semana.

      Saludos Edu.

      Eliminar
  4. Estupendo ruton, a esos sitios tan emblematicos el hundimiento y las capiruzas, ruta de la evaporita, que seco que esta el hundimiento, da mas alegría verlo al completo de agua, esos cucos tan emblemáticos de la mancha tienen su encanto y son dignos de admiralos, lo de la evaporita fenómenos de la naturaleza pero que también gusta, y sobre todo esos almuerzos tan estupendos que os habéis metido, un buen dia de btt bien aprovechado, un gran saludo.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que habrá rutas mejores y a las que se le saque más partido, que sean más bonitas por el paisaje o más exigentes físicamente, pero a mí, en concreto...., ésta me gusta y mucho, porque una vez que estás arriba en el Parque Eólico de Las Capiruzas, las posibilidades de sendear, hacer caminos, pistas y demás, son ilimitadas.

    Saludos desde El Llano.

    ResponderEliminar