martes, 9 de agosto de 2016

Domingo 07-08-2016. Albacete, Senda de Forte, El Polvorín, Sendas Clásicas por Chinchilla y vuelta. ¡Rutón, Rutón"

No tenía yo muy claro si saldría el Domingo o no, ya que el día anterior, Sábado, me dí una buena paliza de bici con Pedro Lara y Juanma, pero al final...., es lo que tiene la bici, que te animas, te animas y al final sales, al margen de que el culo te duela y las piernas, no tengas muy claro si te van a responder o no.

Con estas premisas, quedamos a las 07h.45' My Yuhhhooo, Juanma y un servidor en la Puerta de El Corte Inglés para ir al Polvorín y volver por Chinchilla hacia Albacete.


La mañana pintaba fresca y el viento, en principio nos soplaba de frente a una velocidad de unos 8 a 10 kms/hora. Nos encaminamos hacia Chinchilla por la parte más rápida, por la vía del tren para cambiarnos al otro lado de la autovía en el último puente y dirigirnos hacia nuestro querido pozo, dónde ya sabéis que tenemos una para obligatoria para las fotos de rigor.

  







Después de la parada y descanso nos encaminamos hacia la Senda de Forte, para ir calentando piernas, pasando por el molino de viento y subiendo alguna que otra rampa, en la que nos quedamos a medio camino, ja, ja, ja. Esta Senda, como sabéis está por detrás de Forte y es una Senda de unos 500 metros muy bien delimitada y sencilla de hacer.

En muy poco tiempo llegamos a la Estación de Chinchilla, al Cuco Bar y desde allí, bajamos a la zona de la pista que transcurre paralela a la vía del tren.



Juanma comentó de ir por la zona de la izquierda de la autovía, por la vía de servicio, sin embargo, al final decidimos ir por el margen derecho, pasando por debajo de la vía del tren y tomando una pista de tierra y zahorra que nos llevaría directamente hacia El Polvorín, y lo cierto es que ya nos quedaban muy pocos kilómetros porque la distancia recorrida hasta el momento era ya de unos 22 kms más o menos y el Polvorín si mal no recuerdo, por este trazado está a unos 30 kms. más o menos. Ya quedaba poco para llegar a ese vestigio del Ministerio de Defensa, abandonado y en ruinas.


A unos dos kilómetros más o menos, ya divisábamos El Polvorín y, en ésto que nos salieron tres perrazos de una finca que estaba a un kilómetro más o menos antes de El Polvorín. No os podéis imaginar como apretamos los dientes y le dimos caña a las bicis. Además, los canes venían con cara de muy pocos amigos. Bueno el caso es que tuvimos que pegar cuatro voces y...., parece que los animales se aplacaron un poco. Una situación complicada de haber ido tan sólo un ciclista.


El caso es que llegamos y hicimos unas cuantas fotos de la cantidad de grafitis que hay en las paredes y muros de sus edificios, algunos de ellos muy conseguidos como el Payaso de la película de Stephen King, "IT". ¡Coño, que daba miedo!




Seguimos investigando y.......................... ¡tachán, tachán! Pedro Lara, el nuestro, descubrimos, nuevos taludes y claro, allá que nos pusimos a juguetear con las rampas para arriba y para abajo. Vamos, que descubrimos un nuevo Canal de Paraná, ja, ja, ja.







 Después de un buen rato de subir y bajar los peraltes, decidimos que era hora de ir hacia Chinchilla para almorzar en la Churrería, además teníamos el plus de estar en la terraza, que en esta época del año, ya está fuera y se está pero que muy fresquito.











Con los deberes bien hechos y la satisfacción de haber llenado nuestros estómagos, My Berme propuso hacer las Sendas Clásicas, la que va a la Explanada de las Gallinas, la Senda del Agua, la Senda del Arenero y bajar como alma que lleva el Diablo por el camino que está en las espaldas de los almacenes de cebollas y de aquí, a la vía del tren.

Aquí el ritmo era frenético, pues el viento nos empujaba y vimos el velocímetro por encima de los 35 a 40 kms/hora. En un pis pas nos plantamos en Albacete y nos fuimos a tomar una cerveza con limón bien fresquita a una bar al lado de casa de My Berme.


Bueno amigos, pues esta es la crónica del día de hoy, bueno del Domingo, en la que sinceramente nos hicimos una rutaca con todos los parabienes, asfalto, pistas, caminos, subidas, bajadas, perros, sendas, almuerzo, cervezar......, ¡qué más se puede pedir!

Como siempre las fotos son cortesía de Juanma y un servidor y la ruta es de Juanma. Yo, más abajo os pongo los datos técnicos de mi velocímetro, que puede que difieran algo de el track de Juanma.


Aquí van los datos:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.18'48"
Distancia recorrida, 64'60 Kms.
Velocidad Media, 19'5 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 45'9 kms/hora



2 comentarios:

  1. Muy curioso el Polvorín y el arte enigmático de sus graffitis, merece una visita de vez en cuando... y si además se adereza con jugueteo en los peraltes, ¡¡diversión asegurada!!

    También es digna de mención la decoración de la terraza de la Churrería, ¡no me había fijado!, hay que verla, jajaja

    Por último, qué gusto da llevar a otro que haga las fotos, que sino el cronista no sale, jejeje

    ResponderEliminar
  2. Bueno Antonio, es que ha sido una ruta.....PINTORESCA, por aquello de las pinturas, no sólo las de El Polvorín, sino por la decoración del patio de la Churrería. De todos modos, esa ruta, es una ruta que a mi me gusta una barbaridad y eso que no guardo buenos recuerdos de cuando la hice contigo la primera vez, ja, ja, ja, por la ´pájara que me dio, que nadie piense mal.

    Saludos y nos vemos mañana en la rutaca del Jueves.

    ResponderEliminar