viernes, 13 de junio de 2014

CRÓNICA DE UNA "PÁJARA" ANUNCIADA

Pues el título lo dice todo...., ¡Crónica de una "pájara" anunciada"! Eso es lo que me paso ayer por la tarde. ¡Qué barbaridad! ¡Qué viento y que calor! Lo cierto es que a veces puede más las ganas de bici y de ruta (y si la ruta es como la de ayer, más aún) que la sensatez.

Yellow por whatsapp, había comentado su intención de salir a rodar y dado, que el Martes, la salida fue infructuosa y que este fin de semana, me voy a Madrid, la decisión estaba clara, le llamé para quedar con él y hacer algo, lo que el quisiera, desoyendo los consejos de Paqui (¡cuán sabias son las mujeres, a veces, sólo algunas veces!).

A las 17h.00' nos dimos cita en la puerta de El Corte Inglés, para iniciar la ruta hacia Chinchilla, por la zona de la Estación de Chinchilla, Munibáñez, Casa Gualda, El Polvorín y vuelta por monte bajo y pinadas. Esta ruta Yellow, creo que ya la ha hecho en las últimas semanas como unas tres o cuatro veces, pero me dijo que no le importaba y que la repetía conmigo porque es chula y es de las que está hecha a mi medida, vamos que es una "ruta coronadianas", cosa que es de agradecer.

Nada más salir y a la altura de la Universidad nos encontramos con Pablo que iba en su nave galáctica. Ya nos advirtió que tuviésemos cuidado porque las rachas de aire eran fuerte y el calor sofocante, y que le avisásemos para ir a recogernos si la cosa se torcía. Terminado el saludo nos emplazamos para vernos sobre las 20h.30' en el Bar Estadio para tomar unos botellines.
 


Seguimos nuestro particular peregrinaje y llegamos a la famosa balsa de piedra que ya en su momento Yellow descubrió con Pedro Lara, una balsa de piedra abandonada, pero que merece la pena fotografiar y tener en el recuerdo. Deciros en este punto que el calor sera sofocante, sobre los 35º C y el viento soplaba S - SE, dándonos en todo momento de lleno y de frente por encima de los 30 kms/hora.
 
 



 






Desde aquí nos encaminamos hacia El Pozo la Peña y pasamos por una especia de charco grande o lagunilla, en la que pudimos ver patos, ánades y otros plumíferos de pico aplastado.
 



Lllegados al Pozo la Peña, paramos para remojarnos la cabeza, los pañuelos pirata y rellenamos las mochilas de hidtatación con agua fresquita. Aquí, en la fuente de El Pozo la Peña, coincidimos con un abuelo de esos, que como poco, se me antoja peculiar, pues a sus ochenta y tanto años...., muy largos, todavía pensaba en "echar una canita al aire" con una viuda de Hoya Gonzalo, y su lamento y queja es que de ven en cuando le costaba que se le empinase, ja, ja, ja......, ¡que huevos tiene el abuelo!

Después de esta amena charla llegamos a la Estación de Chinchilla y desde aquí al Polvorín con 30 Kms. recorridos y un tiempo efectivo de pedaleo de 01h.33'00". En el Polvorín nos detuvimos, como no, para hacer fotos. Una lástima cómo está y en que estado de abandono se encuentran estas instalaciones de defensa. Tras alguna foto que otra, seguimos camino.
 
 




 

 
Cuando dejamos el Polvorín intentamos encontrar una cadencia de ritmo adecuada porque el viento no perdonaba y cada vez soplaba más y más y el calor era más sofocante, así que tuve que pedirle a Yellow que parasemos para tomar alguna barrita energética en su caso y compota de fruta, en el mío.
 
 


A partir de aquí empezaba la parte bonita, la parte de monte bajo que iba caracoleando por sus caminos haciendo que la ruta se convirtiese en puro disfrute, incluso con un par de subidas con escalones y muy rotas que pusieron a prueba nuestros brazos y nuestras amortiguaciones. Sin embargo, en mi ya se apreciaban signos inequívocos de cansancio y fatiga, preludio de lo que sería "mi pájara". Así se lo hice notar a Yellow, que decidió acortar la ruta para salir a la carretera que va de Horna a Estación de Chinchilla.
 
 


Aquí recibimos la llamada de Pablo comentándonos que nos esperaba en el Bar Estadio para tomar la cervecita de los campeones, pero antes Yellow y yo pasamos nuevamente por el Pozo la Peña, para refrescarnos otra vez.

A duras penas he de decir que llegamos a Albacete, bueno al menos yo, porque Yellow estab aguantando muy bien el calor y no tenía signos de fatiga y agotamiento como yo. Yo si tengo que reconocer que los últimos 20 kms, se me hicieron insufribles y gracias a que el buen Antonio bajo mucho el ritmo y se adapto al mío, conseguí llegar. ¡Qué periplo y que suplicio llegar a Albacete!

Allí en el Bar Estadio, nos dimos cita Pablo, Mari Blanca, Yellow y yo para tomar las cervecita de los campeones, con nuestro torreznos y grandes cantidades de guisantes naturales que  Mari Blanca hacía traído de su huerto.
 


Pues ésto es todo, todo es lo que os puedo contar de una ruta en que lo pasé realmente mal. Pedir disculpas a Yellow, porque el pobre tuvo que aguantar quejas y lamentos y bajadas y subidas de ritmo en el pedaleo, pero es que ayer la pájara era de categoría superior, ya que nos ponemos, nos ponemos bien.

En cuanto a la ruta, decirso que hay que hacerla con todos los compañeros porque es una maravilla, sobre todo unas cuantas subidas y bajadas de monte bajo.Geniales.

Paso a poneros los datos técnicos de la ruta

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.22'59"
Distancia recorrida, 66'180 Kms.
Velocidad Media, 19'3 Kms/hora
Melocidad Máxima Alcanzada, 37'1 Kms/hora
Calorías quemadas, 987 ja, ja, ja.

9 comentarios:

  1. Demasiao aguantaste para cómo estaba tu estaba físico. Realmente me preocupaste, sobre todo por esas toses a medio camino a la arcada. Y es que cuando aparece el tío del mazo lo hace a conciencia, sobre todo en distancias tan largas.

    Decir también que el pUt* eolo nos sopló siempre de frente, se ve que quería refrescarnos con su soplo a la cara, lo que hizo mermar aún más nuestras fuerzas.

    Lo importante es que la ruta se consiguió y sobre todo, que quedó en una anécdota más.

    Destacar también los varios ofrecimientos de Pablo de recogernos en su galáctico auto, ofrecimiento que declinó nuestro gran Koro dando ejemplo de pundonor y sacrificio, como no podía ser de otra forma en un globero de pro.

    A por la próxima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo pase mal,.pero bueno..., se terminó la ruta sin más problema que mi pájara. Guardo esta ruta para mejor ocasión y para compartirla con el resto de compañeros.
      Alta de fuerzas. Qué. Mal lo pasé
      Gracias por estar ahí aguantando mi f

      Eliminar
  2. ¡Joeeeerrr! Pues vaya puñeta. Y es que es cierto, cuando se asoma el del mazo no hay nada que hacer....Pero es que la tarde de ayer era de aupa, muchísimo calor y muchísimo viento, y con una ruta cargada de kilómetros...pero no paaassssaaa nada, que bien está lo que bien acaba.

    Lo importante es que al final te pudiste hidratar convenientemente...jjaj ja j aj

    Venga, que no sea nada y nos vemos la semana que viene.

    Saludos...Edu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acuerdate Edu que ya el Domingo pasado me dio un aviso.

      Eliminar
  3. http://m.washingtonpost.com/news/to-your-health/wp/2014/06/13/how-your-body-beats-the-hot-muggy-days-of-summer/

    ResponderEliminar
  4. Valla tela, calor y mazo son dos cosas que van con el ciclismo pero cuando te toca se pasa realmente mal, espero que tras la hidratación mejorases.
    La ruta como siempre una pasada para disfrutarla entre semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se pasa mal Juancar, pero afortunadamente hice la ruta con un compañero excepcional que me animaba a cada pedalada.

      Eliminar
  5. La verdad es que los primeros calores dejan los cuerpos del revés; no es de extrañar que pasaras un mal rato, hacía una temperatura de demonios, y como digo los primeros se llevan especialmente mal.

    Me alegró veros contentos al final de la ruta a pesar de todo, y por supuesto compartir un botellín con vosotros.

    Buena semana, que ésta será más corta.

    ResponderEliminar
  6. Si que es cierto que la ruta estuvo genial, pero no menos cierto es que nos cascó un calor del carajo. Al final terminé la etapa con más pena que gloria, pero la terminé.

    Me agradó quedar con vosotros en el Bar El Estadio. Los botellines y la charla simpática y amena me supieron a gloria.

    Buena semana Pablo.

    ResponderEliminar