viernes, 10 de octubre de 2014

Eolo, perro con un ojo de cristal y las pintas a 1,40

 Buenos y globeros días tengan vuesas mercedes.



 La verdad es que el título de la crónica resumen perfectamente la ruta que nos dimos ayer el gran Coronado, el ínclito José y este que suscribe.


 A las cinco de la tarde y con puntualidad manchega nos vimos en el pincho de la feria para ver si nos marcábamos una buena ruta. Y así fue, pero con el viento que tuvimos ayer no creáis que la cosa fue tan bien.


 Y no sólo eso, hay una finca donde uno de los perros que viven en ella nos tiene el ojo echado a los globeros, ¡que cabrón! Pues ya le mordió hace un tiempo en la bota a Yellow una vez; ayer se fue a por mí (no pasó nada, corrí más que él), y es que el perro da miedo pues es de esos que no ladran, te miran como si fueras su cena y se va derecho a por ti.




Para más inri es que el perro parece que tiene un ojo de cristal, que seguro será de alguna hostia que le hayan dado con anterioridad (que ganas no nos han faltado ayer) y tiene una pinta de mala leche a base de bien.

 En fin, que con el viento de cara y haciendo sprint con el perrito de marras nos plantamos en Puñonenrostro, donde nos volvió a salir otro perro (sólo que este era más pequeño) y circulando con viento de cara (se imagina), entre los toros que por allí hay nos plantamos en la vereda real de Andalucía. Menos mal que los toros no les dio por emular a los canes de marras.


 Decidimos que era el momento de cerrar la ruta circular, así que tomamos la vereda un rato a favor del viento en dirección La Felipa, pero unos kilómetros antes, y otra vez con el viento de cara (hay que joderse con Eolo) decidimos que lo mejor era volver por la espalda del cementerio.


 En fin, que llegamos a Albacete a una hora más que decente, con 44 kilómetros en las piernas a una media de 19 km/h, pero con mucho cansancio acumulado, pues era mucho, pero mucho el viento que ayer hacía.


 Por supuesto, ya llega la hora de contar eso de las pintas a 1,40 euros, y es que en el bar La Oficina nos están poniendo las pintas a ese precio. Como bien sentenció Yellow hace unos días, "los cubos al Estadio y las jarras a la Oficina". Dicho queda y como somos muy bien mandados, pues nada, a la Oficina a tomar jarras.

 Pues nada más.

 Saludos Globeros...Edu

8 comentarios:

  1. Menos mal que me hacéis caso en lo de las Pintas porque yo que quería meter a Koro por cuestas, habéis elegido la zona más llana de la contorná. Menos mal que Eolo está al quite para que nada sea fácil.

    El puto perro imagino cual es: un casuto cercado muy cerca de la autovía a Madrid. Hay un pequeño camino para esquivarlo, pero está en mal estado y cuando llueve o hay riegos es un barrizal.

    Otra más a la saca!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, amigo Yellow, como no te íbamos a hacer caso con el tema de las pintas, ¡faltaría más! En cuanto a la ruta, ves, ahí ya no te hicimos tanto..jjaj j a

      De todo modo con el viento que soplaba ayer te aseguro que llegamos todos bastante tocados.

      Y sí, el perro y la finca es la que dices, no falla. Menuda mierda de perro, ¡y sobre todo de dueño! que tiene la verja rota y por ahí se escapan los chuchos cuando quieren. Cualquier día de estos pasa una desgracia.
      Y efectivamente, otra más a la saca.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  2. Sí, sí cuestas....., con el aire que nos pegó el Jueves, ni cuestas ni ná. Llegamos todos a la Oficina con los muslos tocados y con la sensación de haber subido al Everest en bici. ¡Vaya un viento cabrón! Todo el rato de frente, salvo unos breves kilómetros en la Cañada de Andalucía, luego todo de frente y soplando con mala leche.

    En cuanto al perro, es aquél que te mordió en la bota al lado de la casa que hay en la autovía de Madrid, justo la que está antes del puente que viene del final de Polígono y encima con un ojo de crista, que da más miedo todavía.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos montes no tenemos, pero viento, ¡para dar lo que se quiera!

      Y es que, no te puedes refugiar en ningún sitio. En fin, por lo menos hacemos piernas.

      Nos vemos esta semana.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  3. Muy buenas las fotos y la narración, como nos tienes acostumbrados, por otra parte los canes con cojos azules hay que temerles, ja ja , Eolo, nuestro Eolo Manchego y globero, es parte del business, salir sin el es como un jardín sin flores, las cerves saben mejor gracias a el,
    Un saludo y mal vemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es verdad, llegamos con el gaznate más seco que una mojama, no veas tú como entraron las cerveza de marras.

      En fin, que como bien dices, Eolo es un globero y manchego por los cuatro costados.. j a aj a

      Nos vemos para el finde.

      Saludos Globeros....Edu

      Eliminar
  4. Uffff, como están los perritos por ahí, yo llamaria al seprona y que le den un toque al dueño y lo tenga como tiene que ser en su parcela, algún dia pasara algo, si es de mucho transito ese camino, el viento que incordio, por dios, y ahí que no teneis donde refugiaros, las fotos como siempre nuestra gran llanura manchega, y esas pintas que decir, esos precios, y aun tendrían margen de bajarlas, pero es lo que hay, un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es completamente cierto, deberíamos llamar a la admón. responsable, pero conociendo el lugar, mucho me temo que el señor directamente mataría a los perros antes que arreglar la valla. Hasta que un día pase algo. Por suerte no es nada transitado el camino, ¡menos mal!

      Que paséis muy buena semana.

      Saludos. Globeros...Edu

      Eliminar