lunes, 6 de octubre de 2014

Ruta por el río Cabriel: paraiso Villatoya









 Buenos y globeros días tengan vuesas mercedes.





 Este fin de semana no he podido salir con el resto de compañeros dado que tenía una reunión de fin de semana con una pandilla de amigos de mi época en Madrid. Lo primero es darles las gracias a todos estos amigos que me han acompañado ya tantos años y que espero que sean al menos otros tanto más. Como ya os imagináis ha sido un pletórico fin de semana gastronómico y como no ¡de ruta!




 La zona a la que me desplacé está en la parte norte de la provincia, en concreto a Villatoya, donde se dan cita las provincias de Cuenca, Valencia y Albacete y el río Cabriel discurre tranquilamente por aquellos lares.


 Para quien no conozca la zona, evidentemente tengo que recomendarsela, pues es un auténtico tesoro el que allí tenemos, y además, a tan solo 70 kilómetros de Albacete. En cuanto al alojamiento, sin duda recomiendo el balneario de la Concepción, un establecimiento con varias décadas de experiencia en tratamientos con aguas termales, realmente beneficiosas y con dos tipos de complejos, por un lado el balneario propiamente dicho, y por otro una zona de casas rurales especialmente preparadas para poder pasar allí un estupendo fin de semana. Además, hay que unir una zona de spa en esas casas rurales que te pueden quitar el sueño. Evidentemente, me fui a las casas rurales pues... digamos que había más ambiente,


 La ruta que me marqué era circular, y pretendía hacer cuantos kilómetros a la orilla del río Cabriel por un lado y por otro recorrer aquellas sierras que allí tenemos.





 Así que el Sábado, a eso de las nueve (no haciendo falta madrugar, pa'que) partí desde el balneario hacia Villatoya y con algo de niebla, lo cual hacía necesario el tener que llevar una chaqueta. Remontando el curso del río Cabriel me fui metiendo poco a poco en aquella zona. ¡Que pasada! Agua limpias, pinadas inmensas, vegetación frondosa a los lados del río, en los bosques, y como no, barrancos, son muchos los barrancos que van a apareciendo a uno y otro lado del cauce del río.







 Esta ruta sólo se puede hacer cuando no haya llovido, pues hay unos cuantos kilómetros (curiosamente los que no se han grabado en el GPS) que son de auténtico semi-bancaling, o sea, vas por un bancal, pero por suerte algún vehículo pasó por allí y se puede aprovechar muy bien esa rodada, pero lo dicho, con barro hay que abstenerse de hacerla. (Y en verano tampoco, es una zona de mucho calor).


 Continué hasta un punto en el que la pista me llevaba en dirección sur, separándome del río y donde comenzaban las cuestas, no de muchos kilómetros pero con unos desniveles en algunos momentos de esos que a la que te descuidas se te da la vuelta la bici...ja jaj aj.


 Una vez que se alcanza la parte superior de la zona, ¡mamma mía, que vistas! Todos los barrancos y montes por los que antes ciclabas pero vistos desde arriba. La panorámica era insuperable. Así que con una motivación realmente plena continué haciendo kilómetros y lo mejor de todo, ¡es me marqué una senda de varios kilómetros, sorpresa de las buenas! Fácil de llevar (excepto en algún tramo donde el agua se había llevado todo y había que pasar andando) y extremadamente bonita, pues en algunos momentos transcurría por dentro de una rambla, con las paredes rodeando tu marcha sin otro sentido posible de movimiento que seguir ¡hasta donde te lleve!




Mira el centro de la foto, hay unas burbujas, son de la tortuga

 Terminada la senda comencé de nuevo a subir por otro barranco que tenía una pequeño arroyo, y que pasados unos kilómetros hay que cruzarlo. No es que tuviera mucho caudal pero la zona por donde había que cruzarlo tenía un par de palmos de agua, se notaba mucho barro y decidí que lo mejor en esos casos, y yendo solo, lo mejor es bajarse y cruzarlo a pie...¡Pues menos mal que lo hice así! Me encontré dos tortugas en el lecho del río. Tortugas autóctonas, de esas que están en peligro de extinción, sí señor, y es que, la zona por la discurre la ruta no tiene caminos buenos para coches y tampoco tiene pueblos ni aldeas en muchos kilómetros y eso ¡se nota! Bueno, eso, y que además hay que sortear al menos unas cuatro puertas y al menos dos cadenas en todo el recorrido, con lo que en la zona sólo pasan los "elegidos".










 Con la moral muy (pero que muy) arriba seguí subiendo unos cuantos kilómetros más, hasta llegar a una finca por la que mi camino discurría, pero con una nueva puerta y valla "conectada con alarma"  del recinto (hay que joderse con las vallas y puertas del camino) , ho hubo manera de continuar el camino previsto, así que nuevo bancaling para poder coger el camino que me llevaba derecho hacia el balneario.



 Continué haciendo kilómetros por aquellos montes y pude parar en la fuente del Abrevador, donde me metí un trago de agua realmente bueno y fresco, recargue la mochila y a continuar la marcha por aquellos montes. Lo buena que puede llegar a estar el agua de una fuente.




 Ahora la marcha transcurre por un camino señalizado como sendero para excursionistas, con unas vistas impresionantes tanto hacia un lado como al otro, y donde me encontré con dos cabras montesas a la vuelta de una curva. Otra sonrisa y a seguir derechos hacia el Balneario, donde llegúe cerca de la una de la la tarde.




 Por supuesto, nada más llegar me fui derecho hacia la zona de spa, jacuzzi, baños termales, masaje de agua, sauna y de nuevo agua fría. ¡Terminé mejor que como había salido aquella mañana!






 Así que nada más, ya os digo desde aquí, ¡globeros todos!, que esta ruta la vamos a repetir en cuanto podamos, y que desde luego es un top-ten seguro de nuestras rutas. No pilla demasiado lejos y en un día se puede ir y venir de sobra. Lo tenemos que ir preparando.

En cuanto a los datos más técnicos deciros que la ruta es de unos 42 kilómetros, que los hice a una media de unos 17 km/h y por supuesto, aquí os dejo el track de la misma.


"

Saludos Globeros...Edu


















































9 comentarios:

  1. Anda que no has hecho fotos ni ná,¡qué barbaridad! gracias por mostrarnos así todos los detalles del paisaje (te han faltado las tortugas). Y del lujazo del Spa al finalizar qué decir, ¡cómo te lo montas!

    Tengo muchas ganas de hacer una ruta por aquella zona: Casas Ibáñez, Villamalea, etc, hay muy buenas sendas por el Cabriel.

    Y la meteorología perfecta para ir por el campo. A ver si hacemos pronto alguna ruta de este tipo.

    Nos vemos el miércoles!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hombre! La ocasión merecía la pena y es que había que mostrar la zona lo mejor posible. De veras que tenemos que repetir esa ruta, tiene de todo, sendas, subidas, paisajes, fuentes, agua,...

    Lo del spa...también impresiona, te quedas nuevo.

    Y la tortuga sí que sale...jaj j a. Con la luz que había y el camuflaje que lleva el animal es dificil de ver. Cuando hablo de ella, acompaño el párrafo de una foto de un arroyo, si te fijas en el agua hay una zona donde se ven como salen una burbujas del agua, pues eran de ella, y se ve, lo que pasa es que como te digo, está perfectamente camuflada con el entorno.

    Le voy a poner un comentario a la foto por si le quieres echar un vistazo.

    A ver si nos vemos el miércoles, espero poder esta semana.

    Saludos Globeros...Edu

    ResponderEliminar
  3. Estupenda ruta, con unos parajes estupendos, estupendo aporte fotográfico, no me estraña que hagas tantas fotos, cuando se cicla por estos sitios hay que dejar constancia de ello, y la gente lo vea, y la mania de poner puertas a los caminos, como si el monte fuese de ellos, buena ruta con un buen final en el spa, para quedarse como nuevo, felicidades, un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por vuestro comentario. La zona es que merece ser visitada más de una y de dos veces, realmente bonita. Lo de las puertas en los caminos...ya es que parece de chiste, cada vez más puertas al campo. No dudo que tenga que haber fincas en el campo y que haya que protegerlas, ¡pero de eso a que corten los caminos de esa manera!
      Y aunque me repita, lo de spa, ¡de nota! Acabé sin sobrecarga alguna. Tengo que practicarlo más.
      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  4. ¿Has ido a montar en bici o hacer fotos? ¡Qué barbaridad, que cantidad!
    Muy buenas las fotos que has tomado a lo largo de todo el recorrido. La zona, evidentemente lo merece. Supongo que habrás hecho una ruta de las que hacen historia.

    Saludos Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Je je! Es que me hubiera parecido un poco feo el no haber hecho las fotos de rigor para que vierais la zona. La verdad es que al final me fui apañando con el móvil y en movimiento para poder hacer unas cuantas, algo complicado pero bueno, lo que importa es que hayáis podido ver la zona.

      Y mira que hemos hecho rutas, y de las buenas, pues ya te digo que es una de las mejores que he realizado hasta la fecha, es que había de todo lo que uno puede querer para una ruta. "Im presionante".

      Bueno amigo, nos vemos durante la semana.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar
  5. Sencillamente expectacular los paisajes. Las fotos y la narración de lo acontecido, si señor habrá que repetir, si además hay spa y masaje al final pues apúntame, sólo ha faltado la foto del spa final. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo JuanCar, este fue el sitio que comentamos en que en algún momento se podría hacer una visita de fin de semana con las familias. Creo que lo podemos ir hablando y a ver si nos animamos y antes de que acabe el año se puede hacer algo.

      En cuanto a la ruta, bueno, que te voy a contar, de veras que ha sido una de esas que se te quedan grabadas. ¡Tenemos que repetirla! ;-)

      Bueno, que pases una muy buena semana.

      Saludos Globeros...Edu

      Eliminar