lunes, 7 de septiembre de 2015

Rutas por Torrevieja, 2ª parte (del 28 de Agosto al 07 de Septiembre de 2015)

Bueno globeros, pues allá va mi segunda parte de las rutas que he hecho este verano por la costa, más en concreto, por la zona de Torrevieja y sus alrededores. Las rutas que se me quedaron en el tintero hacer en Julio cuanto estuve por aquí, son las que ahora os narro y, en esta ocasión y de nuevo, en solitario…., sin mi compañero de fatigas por estos lares, mi querido “Yellow Submarine u Ojos Bonitos”, je, je, je.
 

30 de Agosto de 2015, Torrevieja, Almoradí, Algorfa, Rojales, Guardamar del Segura y vuelta

Eran las 07h.35’ cuando me he puesto en movimiento con verdaderas ganas de darle al pedal, ya que ésta semana no he podido salir por cuestiones laborales y de temperatura.
La ruta de hoy es la que tengo marcada dentro de mis rutas en Torrevieja, como Globera nº 5 y es la que, a través de estos pueblos, me lleva a través del Río Segura con vuelta a Torrevieja.

He salido de casa hacia el Museo de la Sal y desde aquí he tomado un corredor o pista, unas veces asfaltada (cuando atraviesa las diferentes urbanizaciones) y otras veces con tierra (cuando discurre entre las dos lagunas, la de Torrevieja y la de la Mata).



Tras los primeros 11 o 12 kilómetros y con una temperatura estupenda, sin apenas humedad, he salido a la carretera que viene de Los Montesinos para incorporarme a un carril bici y de aquí, por una vía de servicio, a una rotonda por la que podemos tomar la Autovía para Alicante, pero yo he tomado unos caminos que me llevaban a una encrucijada con destino a Almoradí y Algorfa, desde donde he tomado un corredor, El Corredor del Río Segura y que llega hasta la mismísima desembocadura de este Río en el Mar Mediterráneo.

Una vez llegado a Algorfa, sale un camino a la derecha que entronca con el Río y que como he dicho, nos lleva directamente al siguiente pueblo, Rojales. Aquí he parado para hacer unas cuantas fotos y tomar algo, pues ya llevaba unos 30 kms. y el calor empezaba a apretar.
 
 
 
 
Os he puesto las fotografías de esa especie de obelisco, porque según me han explicado se narra parte de la historia de Rojales y sus tradiciones, como es la de bajar en sus fiestas patronales un toro al cauce del río, la noche de San Juan, el Encantamiento…., en fin…, la próxima ruta me pararé a hablar con los ancianos del lugar para que cuenten algo de tradición de este pueblo.
Desde Rojales a Guardamar del Segura, en esta ocasión he tomado el corredor por su parte derecha, pero cambiando constantemente a través de los innumerables puentes de hierro que hay entre la dos localidades y que permiten alternar ambos márgenes del río.


Llegando ya a Guardamar, a 3 kms, he visto una zona de sendas con algo de pinada y monte bajo y claro…., a investigar….., pero la alegría ha durado poco porque las posibles sendas que, en principio parecían largas y divertidas de hacer, la realidad…, es que se cortaban constantemente por vallas o por pedregales de escombros, así que vuelta sobre mis pasos y a Guardamar.
De Guardamar a Torrevieja y, dado que el calor apretaba y bastante, ya me caían a las 10h.00’ cerca de los 33º C, he decidido ir por el carril bici, dejando para otra ocasión algún monte bajo y pinada que me llevarían a la Playa de la Mata. Así he llegado a Torre del Moro, las columnas, Playa del Cura, Playa de los locos y cuando pretendía seguir camino por la costa, unos Policías Municipales me han comunicado que no se podía ya que la Vuelta Ciclista a España en su etapa 9ª pasaba por el centro de Torrevieja, la zona del espigón de madera, y el Paseo de las Habaneras, todo en pleno corazón de Torrevieja, así que he dado un rodeo para salir al Paseo de Vista Alegre y de aquí para casa, que por hoy ya estaba más que bien, insisto…, dado el calor que empezaba a hacer y que según he visto luego en las noticias, corredores como Purito, Quintana y otros, han comentado que aunque están acostumbrados al calor, salir a las 13h.00’ con casi 35º C y un 81% de humedad, no es lo que más les entusiasma, pero así es este deporte, sufrimiento y más sufrimiento.
 



 
Una vez terminada la ruta, he ido a lavar a “Rosario” porque ha terminado de polvo y arena de playa hasta arriba, así que…, lo dicho…., lavar la burra y a casa a desayunar y luego a la piscina o a la playa, ja, ja, ja.

Os dejo los datos técnicos de la ruta de hoy:

Salida a las 07h.35’ y vuelta a las 10h.38’
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.55’35’
Distancia recorrida, 60’170 Kms.
Velocidad Media, 20’5 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 52’9 Kms./hora
Calorías quemadas, 865 ja, ja, ja.


01 de Septiembre de 2015, Coast to Coast (Torrevieja hasta Pilar de la Horadada)

Esta mañana he salido de casa a las 07h.50’, sin más pretensiones que realizar una ruta muy relajada y tranquila por la costa, fijándome en cada recodo, cala, acantilado y cualquier cosa que el mar me quisiera enseñar y vaya que si me ha enseñado, sin preocuparme de los kilómetros recorridos ni el tiempo invertido en ellos, ni la media, ni la cadencia…., ni ná de ná.
 
He salido, como he dicho, por un paseo que atraviesa La Veleta, Cala Ferris, Cala Piteras, Punta Prima, Playa Flamenca, La Zenia, Cabo Roig, Campoamor, Mil Palmeras y Pilar de la Horadad y vuelta, bien por los mismos sitios, bien tomando caminos y sendas alternativas. Lo cierto es que desde Torrevieja hasta Pilar de la Horadada, todo ha sido costa, paseos marítimos, recovecos, subidas y bajadas, escalones, pasos de madera, parques, etc., pero os aseguro que lo que a priori parece una ruta muy, pero que muy globera, no estaba exenta en algunos momentos de cierta técnica…., no mucha…., ja, ja, ja, pero alguna sí que era necesaria, sobre todo en aquéllas zonas de costa donde predominaban las rocas en todo su recorrido.
 
Lo cierto es que la mañana pintaba estupendamente, pero algo iba a empañarla, algo que desgraciadamente, hacía mucho, pero que mucho tiempo no veía, la muerte de una persona, en concreto de un señor de unos 60 a 65 años. Todo ha sucedido llegando ya a la Dehesa de Campoamor y sus playas. En un recoveco, de los tantos que tiene esta playa para salir a su paseo marítimo, me he dado de bruces con un señor mayor, tirado en el suelo, inmóvil, la cabeza hundida en el camino, coronado por piedras que lo delimitaban. Allí había ya dos personas que le habían echado una manta por encima y que estaban llamando a la Policía Local de Orihuela para comunicar los hechos, hechos escalofriantes. Poco se podía hacer, el hombre no tenía pulso. He permanecido allí unos 10 minutos para ayudar en algo, lo que fuese, pero la cosa no pintaba bien. Ha llegado la Policía Local y en esos momentos ellos se han hecho cargo, le han tomado el pulso, no tenía o lo tenía muy débil, le han registrado para una identificación, pero creo que no llevaba. Enseguida he entendido que en estos casos y si la ayuda no es necesaria lo mejor es desaparecer de la escena de los hechos, no molestar y dejar a los profesionales trabajar, olvidar el morbo y el murmullo popular de lo que ha pasado para luego contarlo en la comida o el aperitivo con los amigos….., hablamos de la vida de un ser humano. La Policía y el Juez de Guardia son los competentes, los demás si no somos necesarios…., es mejor dejar el escenarios de los hechos para los investigadores…., y así he seguido la ruta, con el ánimo truncado y cabizbajo…., la mañana había empezado bien, pero esto…….., no se asimila, sino es después de un tiempo.


La ruta llegaba a su fin, al menos la parte de ida, había llegado a Pilar de la Horadada y aunque, la idea era llegar hasta San Pedro del Pinatar para completar unos 25 kilómetros, lo cierto es que he dado la vuelta y he vuelto prácticamente sobre mis pasos y por la costa, con alguna variación por caminos y paseos y, alguna pinada que he visto. Sin saber muy bien como…., he pasado por la Dehesa de Campoamor, por el sitio donde me he encontrado este trágico acontecimiento. Allí he visto más policía, la zona acordonada y dos ambulancias que trataban de reanimar al señor. No se sabe si ha sido un ataque al corazón, una caída con mal desenlace…., en fin.
De nuevo he seguido por la costa, ya con ganas de llegar a casa y almorzar, con la intención de seguir con mi vida… ¡cómo es la vida! Alguien sale a dar un paseo y quizás…, ya no vuelva a casa, ninguno estamos libres del puñetero destino.



Sin más, paso a poneros los datos técnicos de la ruta de hoy:

Salida a las 07h.50’ y vuelta a las 10h.10’
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.01’13’
Distancia recorrida, 33’700 Kms.
Velocidad Media, 16’5 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 47’9 Kms./hora
Calorías quemadas, 365 ja, ja, ja.

 
03 de Septiembre de 2015, La Pinada de Algorfa y la Ruta del Barranco

Pues hoy, he descubierto una ruta que junto con la Ruta del Río Seco, es probablemente de las más bonitas e interesantes que se puede hacer por la zona en la que paso las vacaciones, e insisto…, hoy ha sido una ruta de investigación y tremendos descubrimientos.
Pues, ¡Hala… empezamos! A las 07h.41’ me he puesto en movimiento con la intención de investigar en una Pinada que se encuentra a la izquierda de la carretera que nos lleva desde Torrevieja a Algorfa. Para llegar allí, he salido hasta el Museo de la Sal para tomar un carril bici, mitad asfaltado y mitad tierra, que corre paralelo a la Laguna de Torrevieja. Desde aquí me he dirigido hacia la rotonda que nos lleva a la autovía para Alicante, y después de rodearla he salido a su margen izquierdo para tomar una pista de tierra que me llevaba directamente a la Pinada de Algorfa, o al menos, así la llamo yo. Los primeros 17 kilómetros ya habían caído y ya estaba en plena pinada.


Una vez aquí, me he encontrado con un funcionario de la Generalitat Valenciana, que estaba controlando el problema de los cazadores, pues sabido es que estas personas y no todas, por supuesto, se toman muy a la ligera el asunto de los caminos públicos o de servidumbre público para disfrute de los ciudadanos, de todos los ciudadanos. El me ha comentado que esta Pinada era transitable en todos sus caminos e incluso en las sendas que estaban marcadas y admitidas como tales para este deporte, ¡qué sorpresa! ¡No me lo podía creer! Me ha comentado también que detrás de la primera línea de árboles de la Pinada se encontraban infinidad de sendas y más sendas. Pues allí que me he ido, a investigar y vaya que sí he encontrado sendas, ¡¡a tente porrillo!! ¡Un goce y disfrute para un biker, incluso para uno malillo como yo!!
Me he inflado a hacer sendas, hasta que he encontrado una bajada bastante empinada de unos 30 metros y que la final de la misma, se veía delimitada por piedras blancas, la he bautizado como “La Senda de la Piedra Blanca”, ja, ja, ja, ¡qué original!
 


Aunque el discurrir por esta senda ha sido una gozada, la maravilla venía después del término de esta senda, a la se he bautizado como la “Senda del Barranco”, una senda corta, muy parecida en algunos tramos a las sendas del Río Seco, que al final me ofrecería una sorpresa, un pedazo de barranco a modo de balsa o piscina que, de no haber ido despacio y con prudencia, me lo habría tragado y por consiguiente, habría dado con mis huesos en una barranco a unos 3 metros de profundidad en cuyo fondo se apreciaba fango, algo que no me ha gustado porque no se veía muy bien si el fondo era firme o una trampa. Ante la duda, aquí ha terminado mi aventura por esta senda, pero so dejo unas fotos, porque esta zona tiene toda la pinta de ser el cauce muerto de un río. En fin, juzgad vosotros mismos.

 
 
 
 
 



 



 




 
 
 
 
 


 
Al otro lado del barranco no me parecía que hubiese alguna salida, al menos alguna salida ciclable y rodear el barranco con la  bici por sus laterales era una temeridad, máxime porque el fondo del barranco no estaba claro si era solido o tipo barro en el que podías quedar empozado, máxime con la cantidad de agua que ha caído por estos lares en los días anteriores, así que se ha impuestos la sensatez y prudencia por encima de las ansias vivas de investigar nuevas rutas, sendas y parajes.
Contento con el descubrimiento y deseando enseñarlo a todos, pero sobre todo a Yellow, que es con el que más coincido por estos lares, he dado media vuelta y he realizado algunas sendas más hasta que ha llegado el momento de volver para casa, no sin antes pasarme por la tienda de bicis que hay al lado del Mini Golf de mi zona, BIKE MANÍA, para ver si ya me habían traído un nuevo Ciclo computador para “Rosario”, el CATEYE PADRONE. Aquí he hecho una foto al monumento a los Salineros y a casa a pegarme una ducha, no sin antes comentaros que la ruta de hoy ha sido de puro disfrute por todo, sendas, barrancos, todo.
 

Sin más, paso a poneros los datos técnicos de la ruta de hoy:

Salida a las 07h.41’ y vuelta a las 10h.00’
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.08’51’
Distancia recorrida, 41’700 Kms.
Velocidad Media, 18’9 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 42’9 Kms./hora
Calorías quemadas, 655 ja, ja, ja.

 

 

05 de Septiembre de 2015, La Ruta del Río Seco

Pues ya me tocaba esta ruta, una de las más bonitas e interesantes de las que hago por esta zona y en la que constante y continuamente termino con una sonrisa en la cara, y eso que es bastante técnica en algunos tramos, tramos en los que generalmente hago pie para evitar males mayores, aunque también es cierto que cada vez menos pongo pie a tierra…, normal…, con esta vez, ya es la cuarta vez que la hago desde que Yellow me la enseñó, ¡buen día el que me la enseñó!
Pues comenzamos con La Ruta del Río Seco. He salido hoy a las 07h.43’ con un tiempo más bien fresco y mucho aire. También el cielo estaba revuelto y con ganas de llover, pero es lo que tiene el ciclismo…, que hay que arriesgarse y aunque me lo he pensado, al final ha podido más las ganas de darle al pedal que un posible remojón.

Me he encaminado hacia la zona de Pilar de la Horadada por carril bici para plantarme rápidamente en el inicio de la ruta del Río Seco y el Área Natural de Mil Palmeras, y así ha sido, después de unos 14 kilómetros ya estaba en el inicio de la ruta, eso a pesar de que el cielo, el viento y la temperatura me invitaban a dejar la ruta para otro día.
 



 La ruta como ya he comentado en alguna ocasión nace de una especie de paraje con mesas tipo merendero, pasa por un puente y la autovía y ya a lo largo del cauce del Río, el Río Seco, sigue su curso durante 10 kilómetros llenos de vericuetos, sendas, cañaverales que en algunas ocasiones hacen imposible casi ciclar y inmensos y variados recovecos de piedra natural que dibujan el cauce de este río.




 Como ya he dicho, los primeros kilómetros han sido fáciles, llenos de baches y pequeños escalones sin ningún problema, más que el pequeño desnivel que supone tomar este cauce desde su inicio, no desde su nacimiento, cosa lógica por otra parte, kilómetros muy bonitos de hacer y sobre todo muy entretenidos, hasta que se llegar a un remanso con área de descanso, desde la cual empieza la parte más bonita del cauce del río y también la más técnica.
 
 
 


Después del área de descanso, como ya he dicho, empezaba lo divertido y lo técnico con unas sendas extraordinarias y en las que había que tener algo de cuidado, pero que os aseguro que a ningún biker le dejan de gustar. Os dejo una par de fotos.
 


 
A falta de unos tres kilómetros de finalizar el cauce ha empezado a llover de una manera que no me ha gustado y, en este punto, he decidió interrumpir la ruta para tiempos mejores. La vuelta ha sido entrando y saliendo del río seco para investigar otros caminos, pero constantemente me metía en fincas privadas con el cartel de COTO PRIVADO DE CAZA, así que…, mejor prevenir que curar, porque además en alguna de las fincas se oían escopetazos. La eterna canción…., ciclistas y cazadores.
He llegado nuevamente a la rotonda de Pilar de la Horadada y desde aquí hasta casa he ido alternando, carril bici con zonas de costa hasta llegar a un lavadero para darle un lavado a “Rosario”, que bien se lo ha merecido después de estas cuatro rutas.

Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:
Salida a las 07h.43’ y vuelta a las 11h.30’
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.40’55’
Distancia recorrida, 49’700 Kms.
elocidad Media, 17’6 Kms./hora
Velocidad máxima alcanzada, 55’3 Kms./hora
Calorías quemadas, 695 ja, ja, ja.

3 comentarios:

  1. Estupendo reportaje, con una muestra de por donde as rodado estando de vacaciones, hay que tener mucha precuacion cuando transitamos por parajes desconocidos, pues menos mal que hibas despacio si no te vas al hoyo, seguro que es el cauce de algún rio, pero el hondo es guapo, ahora toca disfrutar de la Feria 2015, buenas fiestas a todos un gran saludo para todos

    ResponderEliminar
  2. Como siempre digo, la prudencia es compañera indiscutible de los globeros y más cuando la edad se nos viene encima y nos somos niños. Cualquier caída a mi edad, ya son días de recuperación y no merece la pena. El barranco estaba detrás de unos pequeños matorrales, que probablemente de haber ido un pelín más deprisa, hubiese ido al hoyo, ja, ja, ja.

    En cuanto a la Feria de Albacete, yo en concreto no es que sea un enamorado de los tumultos pero habrá que salir y honrar a esta ciudad que me ha acogido.

    Saludos desde El Llano.

    ResponderEliminar
  3. No has perdido el tiempo esta semana larga de vacaciones, has salido casi todos los días !!

    Y veo también que te has mejorado en las rutas -es lo que tiene ir conociendo cada vez más la zona-. Lo de Algorfa no lo conozco y me pone los dientes largos, pero también es cierto que me pilla quizás un poco lejos, pero tiempo al tiempo...si tan chulo es merecerá el esfuerzo.

    Lástima del señor que falleció repentinamente, Llevas razón, si no se puede ayudar yo también hubiera hecho los mismo: dejar a los profesionales que trabajen sin curiosos alrededor.

    Lo dicho, a ver si nos organizamos en las próximas vacaciones, que ni aposta lo hacemos tan mal para no coincidir, jeje

    ResponderEliminar